Un estudio español identifica los daños del Covid-19 en la médula ósea y los pulmones, mediante biopsias post morten

Debido a la escasez de estudios post mortem realizados en los pacientes fallecidos por Covid-19, aún no se conocen totalmente los mecanismos de lesión tisular provocados por el coronavirus. Para acercarse y conocer más de la enfermedad, durante los pasados meses de marzo y abril se realizaron en la Fundación Jiménez Díaz 33 estudios post mortem limitados a biopsias pulmonares y de medula ósea, los órganos más afectados por la infección del nuevo virus. Ahora, los resultados de este estudio observacional, realizado a través del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) han sido publicados en la versión digital de la «Modern Pathology», principal revista científica internacional del ámbito de la Patología. «El estudio propone que la infección por Covid-19 desencadena una respuesta inflamatoria descontrolada mediada por macrófagos que, en la medula ósea, muestran lesiones de fagocitosis tipo síndrome hemofagocítico, la base del síndrome de activación de macrófagos (MAS)», explica Miguel Ángel Piris, del Servicio de Anatomía Patológica del hospital madrileño e investigador del IIS-FJD. «Las citoquinas liberadas en esta respuesta hiperinmune descontrolada -continua- producen lesiones endoteliales que llevan a la producción de microtrombos, como los presentes en las biopsias pulmonares». Además de los hallazgos acerca de la médula ósea, que constituyen la base para la tormenta de citoquinas, los autores del estudio ya dieron a conocer a la comunidad clínica a finales de marzo los resultados obtenidos en las biopsias pulmonares, coincidentes con los de otros equipos europeos y americanos. En concreto, se trataba de «lesiones de microtrombos en capilares alveolares, hallazgos consistentes con la insuficiencia respiratoria que estos enfermos desarrollan», comenta el patólogo. En el estudio han participado diferentes servicios de la Fundación Jiménez Díaz, como Medicina Interna, Enfermedades Infecciosas, Anatomía Patológica, Neumología y la Unidad de Cuidados Intensivos En su momento, estos hallazgos llevaron a modificaciones en la terapia que estos enfermos recibían, ayudando a la introducción de terapias anticoagulantes. Ahora, los datos de inmunohistoquímica y microscopia electrónica publicados en Modern Pathology, que demuestran la presencia del coronavirus en neumocitos tipo 2, continúan en esa línea, ya que apoyan el tratamiento con antiinflamatorios y anticoagulantes. M.A.Piris - FJD El estudio, que en una importante e innovadora aportación ha permitido conocer mejor las bases y mecanismos histológicos de la patología causada por la Covid-19 sin necesidad de realizar autopsias en un momento en el que éstas no podían realizarse, «ha sido acogido con muchísimo interés fuera de España, por ejemplo, en Estados Unidos y en varios países de Latinoamérica, donde aún están en la primera ola», asegura el Dr. Piris. Nuestro objetivo con las autopsias que estamos realizando es identificar el mecanismo lesional del virus y las células diana La atención a pacientes de Covid-19 ha eliminado toda posible división entre muchos servicios. De hecho, desde el inicio de la pandemia y como en otros numerosos centros, en el caso del hospital madrileño todos sus facultativos han colaborado con su conocimiento y capacidad de trabajo bajo la dirección del Departamento de Enfermedades Infecciosas de su Servicio de Medicina Interna. «Diferentes servicios de la Fundación Jiménez Díaz han estado implicados en este estudio y han trabajado conjuntamente en un momento en el que hacía mucha falta entender lo que estaba pasando para poder tratar mejor a estos pacientes», indica por su parte Laura Prieto, especialista del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Servicio de Medicina Interna del hospital. Adicionalmente, la investigadora destaca que, al tratarse de una enfermedad nueva, aún incipiente, su conocimiento requiere estudios integrados en los que la histopatología juega un papel esencial. «Nuestro objetivo con las autopsias que estamos realizando es identificar el mecanismo lesional del virus y las células diana», concluye Prieto.

Una mutación genética protege a 350 vecinos de Yecla frente a la trombosis

Investigadores del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) y de la Universidad de Murcia (UMU) han descubierto una mutación genética presente en el 1% de la población de Yecla (cerca de 350 residentes en este municipio murciano) que reduce la posibilidad de sufrir episodios trombóticos. La aparición de esta mutación se remonta 5.400 años atrás. Sin embargo, a través de la arqueogenética, combinada con un estudio de apellidos, los investigadores han demostrado que la alteración genética llegó a Yecla a principios del siglo XV con las migraciones de población tras la Reconquista, provenientes principalmente desde el País Vasco Francés, a través de Aragón. De izquierda a derecha, Eugenia de la Morena, Antonia Miñarro, Belén de la Morena y Javier Corral en el Centro Regional de Hemodonación.Este trabajo, que parte de las publicaciones en las revistas «Blood», «Haemophilia» y «Medical Hypothesis», ha sido realizado por los investigadores del grupo de Oncología Clínico-Experimental del IMIB-UMU María Eugenia de la Morena-Barrio, Salam Salloum-Asfar, Antonia Miñano, José Padilla, Carlos Bravo, Belén de la Morena-Barrio, Javier Corral y Vicente Vicente. Además, ha contado con la colaboración de Pablo Carbonell, del Centro de Bioquímica y Genética Clínica del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (HCUVA), así como de hematólogos del País Vasco Francés y de Barcelona. Veinte años tras la pista El estudio, desarrollado a lo largo de los últimos cinco años, parte de una curiosa observación de Julio Esteban, hematólogo en el Hospital Virgen del Castillo, situado en Yecla. Mientras realizaban las pruebas rutinarias propias de un preoperatorio, el doctor se percató de una inusual cifra de pacientes con anomalías en la coagulación de la sangre, asociadas principalmente a hemofilias de tipo C, de carácter leve. La búsqueda de la causa le llevó a identificar una alta incidencia en la deficiencia del Factor XI de la coagulación en estos pacientes. «Se trata de un desorden muy raro que se asocia con un moderado riesgo hemorrágico. Gracias a este estudio clínico no solo han demostrado el moderado riesgo hemorrágico que iba asociado a esta mutación, sino que, además, ha servido para descubrir una interesante protección antitrombótica Gracias a este estudio clínico no solo han demostrado el moderado riesgo hemorrágico que iba asociado a esta mutación, sino que, además, ha servido para descubrir una interesante protección antitrombótica. «En definitiva, la deficiencia de FXI puede estar subestimada y suponer más ventajas que problemas, e incluso puede abrir unas opciones terapéuticas de futuro apasionantes», destaca Corral. Solo se había encontrado elevando en ciertas comunidades endogámicas, como los judíos asquenazí, donde alcanzaba al 2% de la población», explica Javier Corral. A partir de este estudio familiar, el grupo de Hematología y Oncología Clínico-Experimental del IMIB-UMU realizó un completo estudio molecular que confirmó la deficiencia congénita de este factor en 220 casos de Yecla. Además, se describió una alta incidencia del desorden genético en un 1% de la población yeclana, lo que supone cerca de 350 residentes.

La vacuna de Moderna para covid-19 genera anticuerpos

Los primeros resultados de la vacuna mRNA-1273, diseñada para proteger contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la covid-19), muestra que no solo es bien tolerada sino también que provoca la actividad de anticuerpos neutralizantes en adultos sanos, según los resultados iniciales del ensayo en fase 1 publicados hoy en «The New England Journal of Medicine». La vacuna experimental está siendo desarrollada conjuntamente por investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y de Moderna. Fabricado por Moderna, el ARNm-1273 está diseñado para inducir anticuerpos neutralizantes dirigidos a una porción de la proteína “espiga” del coronavirus, que el virus utiliza para unirse y entrar en las células humanas. La vacuna provoca la actividad de anticuerpos neutralizantes en adultos sanos, según los resultados iniciales del ensayo en fase 1 El ensayo fue dirigido por Lisa A. Jackson, del Kaiser Permanente Washington Health Research Institute en Seattle (EE.UU.), donde el primer voluntario recibió la vacuna candidata el 16 de marzo. Este informe provisional detalla los hallazgos iniciales de los primeros 45 participantes, de entre 18 años y 55 años de edad. Tres grupos de 15 participantes recibieron dos inyecciones intramusculares, separadas por 28 días, de 25, 100 o 250 microgramos (mcg) de la vacuna. En abril, el ensayo se amplió para inscribir adultos mayores de 55 años; ahora tiene 120 participantes. Sin embargo, los resultados ahora publicados cubren solo el grupo de edad de 18 a 55 años. Este informe provisional detalla los hallazgos iniciales de los primeros 45 participantes, de entre 18 años y 55 años de edad En cuanto a la seguridad, no se informaron eventos adversos graves. Más de la mitad de los participantes informaron fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, mialgia o dolor en el lugar de la inyección. Los eventos adversos sistémicos fueron más comunes después de la segunda vacunación y en aquellos que recibieron la dosis más alta de vacuna Este análisis intermedio incluye resultados de pruebas que miden los niveles de actividad neutralizante inducida por la vacuna hasta el día 43 después de la segunda inyección. Así, los investigadores vieron que dos dosis de vacuna provocaron altos niveles de actividad de anticuerpos neutralizantes que estaban por encima de los valores promedio observados en sueros convalecientes obtenidos de personas con enfermedad confirmada por covid-19. El ensayo clínico de fase 2 del ARNm-1273, patrocinado por Moderna, comenzó la inscripción a fines de mayo. Hay planes en marcha para lanzar una prueba de eficacia de Fase 3 en julio de 2020.

Los casos de transmisión de covid-19 de embarazadas a bebés son raros y no deberían generar preocupación

Los casos de transmisión de covid-19 de embarazadas a sus bebés son raros y no deberían generar una preocupación excesiva, dijeron expertos el martes después de que se publicara un estudio de estudio que sugiere que el nuevo coronavirus puede atravesar la placenta. El estudio, publicado en la revista «Nature Communications», describió un caso en Francia donde el virus causante de covid-19 se encontró en la sangre de un bebé nacido prematuramente de una madre de 23 años que fue diagnosticada con la enfermedad pandémica en marzo. La detección del virus en el tejido placentario, así como en la sangre de la madre y el bebé, sugiere que «la transmisión transplacentaria del SARS-CoV-2 puede ser posible», escribieron los médicos que detallaron el caso. Agregaron, sin embargo, que se necesitarían más estudios para confirmar esto. Entre los miles de bebés nacidos de madres con infección por SARS-CoV-2, se ha informado que muy pocos también tienen un resultado positivo, alrededor del 1-2% En declaraciones a Reuters, Marian Knight, de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña), dijo que el caso era interesante, pero que no debería ser una preocupación importante para las mujeres embarazadas. «Entre los miles de bebés nacidos de madres con infección por SARS-CoV-2, se ha informado que muy pocos también tienen un resultado positivo, alrededor del 1-2%. Todavía no está claro si el virus pasa a través de la placenta; este informe proporciona evidencia de que puede». Tanto la madre como el bebé en el caso francés se recuperaron bien y fueron dados de alta del hospital.

Detectar alzhéimer precoz mirando los ojos

Se sometería a alguna prueba genética para conocer su riesgo de padecer alzhéimer? Según un informe de la Organización Mundial de la Salud de 2019 realizado sobre 700.000 participantes, el 82% responde afirmativamente. Después de todo, no hay que olvidar que la enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia a nivel mundial. Se estima que en torno a 50 millones de personas la sufren. Y tras la edad, uno de los mayores factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad es la herencia genética. Con este dato sobre la mesa, se entiende que los familiares de personas que tienen esta enfermedad, con un riesgo de dos a cuatro veces mayor de desarrollarla, estén altamente concienciados con este problema de salud. Eso los convierte en una población ideal para estudiar la enfermedad en fases muy tempranas, incluso antes de la aparición de los primeros síntomas clínicos. . Relación entre el ojo y el cerebro El ojo es una proyección del cerebro que deriva embriológicamente del diencéfalo. En cuanto a la retina, al igual que el cerebro, está constituida por capas neuronales especializadas interconectadas a través de las sinapsis. Este hecho ha cobrado especial relevancia, dando lugar a la publicación de diferentes artículos donde la resonancia magnética relaciona áreas retinianas concretas con volúmenes cerebrales. De esta forma conocemos que existe una correlación directa entre el grosor de la capa de fibras nerviosas de la retina peripapilar, las del cuadrante temporal y el volumen del lóbulo temporal del cerebro y el hipocampo. También hay evidencias de la asociación del cuadrante inferior con el volumen del girus lingual. A la vista de estos hallazgos, buscar manifestaciones oculares en patologías cerebrales parece algo razonable. Sobre todo cuando enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) e incluso la ataxia de Friedreich producen muchas veces cambios en el sistema visual previos a los síntomas clínicos. La retina explorada mediante la tomografía de coherencia óptica La tomografía de coherencia óptica, conocida por sus siglas en inglés como OCT, es una técnica de imagen que ofrece la posibilidad de explorar el ojo a nivel casi histológico. Se trata de una técnica que funciona de forma similar a la ecografía, empleando ondas de luz de baja coherencia, en lugar de ondas de sonido. Este haz de luz es capaz de barrer toda la retina deseada en pocos segundos, sin necesidad de colaboración del paciente y tan solo instalándole un fármaco dilatador de pupila. Examen de la retina con la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT). En A. la rejilla está centrada en la zona central o mácula. En B. la rejilla está centrada en el nervio óptico, el cual es visible en el fondo de ojo. En ambas imágenes se observan los vasos retinianos. C. es el corte de la OCT de la retina, donde se observan todas las capas de las neuronas que la componen. La depresión que se observa es la fóvea, centro de la mácula y zona de máxima visión. Como se puede apreciar, esta técnica nos permite observar la retina con gran detalle. - Author provided La evolución de esta técnica, que presenta cada vez mayor resolución, permite poder analizar cada una de las capas de la retina, ofreciendo gran precisión en el diagnóstico de las enfermedades neurodegenerativas. Es más, actualmente las OCT cuentan con sistemas de seguimiento que permiten reexaminar al paciente, situando la imagen justo en el mismo punto que la exploración anterior. Eso asegura la comparación precisa de medidas futuras con los datos de referencia y facilita el seguimiento de los pacientes. El comportamiento de la retina en la enfermedad de Alzheimer Cuando analizamos la retina de familiares de pacientes con alzhéimer, sin pérdida de memoria pero con alto riesgo genético para el desarrollo de la enfermedad (mutación alelo 4 para el gen del ApoE), se encuentran cambios de grosor en la región central de la retina, llamada mácula, encargada de la visión fina y de la percepción del color. En los estadios más leves de la enfermedad de Alzheimer, cuyo principal síntoma clínico es la pérdida de memoria, el primer cambio que aparece en la retina es la disminución del grosor del área macular, tanto en la capa de fibras nerviosas como el volumen total macular. Cuando la enfermedad progresa a un estadio moderado y se producen problemas en la ejecución de las tareas cotidianas en estos pacientes, las alteraciones retinianas evolucionan también hacia el área peripapilar, donde los axones de las neuronas retinianas comienzan a formar el inicio del nervio óptico, que dará lugar al resto de la vía visual. En conclusión, estos cambios retinianos en distintas fases del alzhéimer permiten un diagnostico muy precoz, al detectarse en sujetos sin sintomatología clínica pero con un alto riesgo genético de sufrir la enfermedad. Además, la OCT permite examinar a aquellos pacientes que empiezan a tener síntomas clínicos para poder aplicar un tratamiento de manera precoz. Por último, al poder analizar la progresión de la enfermedad, ofrece la opción de comprobar la utilidad de un fármaco en el control o estabilización de la enfermedad. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation Autores: Inés López Cuenca es beneficiaría de un contrato para la formación del personal investigador de la Universidad Complutense de Madrid. José Manuel Ramírez Sebastían es miembro de la Retics: OFTARED (RD16/0008/0005) perteneciente al Instituto de Salud Carlos III. <img src="https://counter.theconversation.com/content/141811/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced" alt="The Conversation" width="1" height="1" style="border: none !important; box-shadow: none !important; margin: 0 !important; max-height: 1px !important; max-width: 1px !important; min-height: 1px !important; min-width: 1px !important; opacity: 0 !important; outline: none !important; padding: 0 !important; text-shadow: none !important" />

Los anticuerpos que nos protegen frente a covid-19 solo duran 2 o 3 meses

La inmunidad natural al coronavirus SARS-CoV-2 podría disminuir en apenas unos meses. Lo asegura un estudio publicado en el servidor médico medrxiv.org, pendiente de su aceptación en una revista médica revisada por pares, que sugiere que las respuestas de anticuerpos pueden comenzar a disminuir a los 20 a 30 días después de que surjan los síntomas de Covid-19. Los anticuerpos son las proteínas que el cuerpo produce para combatir las infecciones. «Hemos visto que las respuestas de unión de IgM e IgA disminuyen después de 20-30 días», escriben los investigadores del Kings College (Reino Unido) en el documento, que también encontraron que la gravedad de los síntomas de covid-19 puede determinar la magnitud de la respuesta de anticuerpos. El nuevo estudio incluyó muestras recogidas de 65 pacientes con covid-19 confirmado hasta 94 días después de que comenzaron a mostrar síntomas y de 31 sanitarios a los que se realizaron pruebas de anticuerpos cada una o dos semanas entre los meses de marzo y junio. En la mayoría de los casos, el organismo precisa de una a tres semanas después de la infección para producir anticuerpos. Desde el comienzo de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que las personas que han tenido covid-19,y se han curado, no son necesariamente inmunes a una nueva reinfección. Las respuestas de anticuerpos en las personas infectadas con SARS-COV2, el coronavirus que causa covid-19, parecen disminuir rápidamente. Y aunque parece que dura más en las personas con enfermedades más graves Sin embargo, este nuevo estudio tenía algunas limitaciones, incluido el hecho de que se necesita más investigación para determinar si surgirían resultados similares entre un grupo más grande de pacientes y qué datos podrían mostrarse durante períodos de tiempo más largos cuando se trata de infección con SARS-CoV -2. «Este estudio tiene implicaciones importantes cuando se considera la protección contra la reinfección con SARS-CoV-2 y la durabilidad de la protección de la vacuna», escribieron los investigadores en el documento. Aunque aún no se ha revisado por pares, «la importancia de este estudio es clara y la investigación se ha llevado a cabo rigurosamente», señaló a CNN Stephen Griffins, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Leeds (Reino Unido), que no participó en el estudio. «Este trabajo confirma que las respuestas de anticuerpos en las personas infectadas con SARS-COV2, el coronavirus que causa covid-19, parecen disminuir rápidamente. Y aunque parece que dura más en las personas con enfermedades más graves, todavía es solo cuestión de meses», afirmó Griffins. Por eso, añadió, «las vacunas en desarrollo necesitarán generar una protección más fuerte y duradera en comparación con la infección natural o, es posible que tengan que administrarse regularmente». Hasta ayer, había 23 vacunas candidatas a Covid-19 en evaluación clínica a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). ¿Significa eso que una persona curada de covid-19 no está protegida frente a una nueva reinfección? La respuesta es compleja. «Incluso si no hay anticuerpos circulantes detectables, eso no significa necesariamente que no se tenga inmunidad protectora porque es probable que haya células inmunes de memoria (células B y T) que pueden entrar rápidamente en acción para iniciar una nueva respuesta inmune si se reencuentra con el virus. Por lo tanto, podría contraer una infección más leve», comentó Mala Maini, del University College London (Reino Unido), en un comunicado distribuido por Science Media Centre. Otro trabajo publicado hace unos días señalaba que la inmunidad a covid-19 es probablemente más alta de lo pensado. Publicado en el servidor bioRxiv. El estudio muestra que muchas de las personas con covid-19 leve o asintomático demuestran la llamada inmunidad mediada por células T al nuevo coronavirus, incluso si no han dado positivo en la prueba de anticuerpos. La inmunidad pública es probablemente más alta de lo que sugieren las pruebas de anticuerpos Según los investigadores del Instituto Karolinska y del Hospital Universitario Karolinska (Suecia), esto significa que la inmunidad pública es probablemente más alta de lo que sugieren las pruebas de anticuerpos. «Las células T son un tipo de glóbulos blancos que se especializan en reconocer las células infectadas por virus y son una parte esencial del sistema inmunitario», explicó Marcus Buggert, uno de los principales autores del artículo. «Los análisis nos han permitido mapear en detalle la respuesta de las células T durante y después de una infección por covid-19. Nuestros resultados indican que aproximadamente el doble de personas ha desarrollado inmunidad de células T en comparación con aquellas en las que podemos detectar anticuerpos». Las células B producen anticuerpos para neutralizar los microbios infecciosos , como un virus, y las células T atacan la infección directamente y ayudan a controlar la respuesta inmune . Cuando una persona ha sido infectada antes, esas células pueden recordar la infección y aumentar la respuesta inmune, lo que lleva a una reinfección posiblemente menos grave que de otra manera. Sin embargo, este trabajo refuerza el mensaje de que a inmunidad pública es probablemente más alta de lo que sugieren las pruebas de anticuerpos «no podemos asumir que alguien que ha tenido covid-19 no puede volver a contraerlo solo porque inicialmente se volvió positivo al anticuerpo», señala Maini. «También significa que una prueba de anticuerpos negativa ahora no puede excluir que haya tenido covid-19 hace unos meses. Y sugiere que las vacunas necesitarán ser mejores para inducir altos niveles de anticuerpos más duraderos que la infección natural o que las dosis pueden necesitar ser repetido para mantener la inmunidad». Este nuevo artículo se suma a la creciente evidencia que sugiere que la inmunidad natural a covid-19 con anticuerpos puede no durar tanto como se esperaba, y que el nivel de gravedad de la infección por coronavirus inicial puede estar relacionado con la magnitud de la respuesta de anticuerpos. No podemos asumir que alguien que ha tenido covid-19 no puede volver a contraerlo solo porque inicialmente se volvió positivo al anticuerpo Por ejemplo, la semana pasada, un estudio de seroprevalencia en España descubrió que solo el 5% de las personas en España tiene anticuerpos contra el coronavirus y, en un desarrollo potencialmente preocupante, el estudio también indicó que la inmunidad de las personas al coronavirus disminuye después de unas pocas semanas. Los resultados muestran que el 95% de la población española sigue siendo susceptible al virus. Esto significa que cualquier inmunidad percibida «puede ser incompleta, transitoria y luego desaparecer», comentó en una conferencia de prensa Raquel Yotti, directora del Instituto de Salud Carlos III. El estudio de España de abril a junio involucró a más de 61.000 participantes y es el más grande realizado hasta la fecha en Europa El estudio refleja la dificultad de obtener inmunidad colectiva en el corto plazo. La inmunidad del rebaño se logra cuando una población suficiente se ha infectado con un virus o una bacteria, o se ha vacunado contra él, para detener su circulación. El estudio de España de abril a junio involucró a más de 61.000 participantes y es el más grande realizado hasta la fecha en Europa.

Uno de cada tres jóvenes puede enfrentarse a una forma grave de covid-19

La juventud no protege a las personas de una enfermedad grave. Esta es la principal conclusión de un estudio, realizado por expertos del Hospital Infantil Benioff de la Universidad de California, que ha analizado los numerosos casos de adultos jóvenes infectados con el coronavirus en EE UU. Los investigadores examinaron los datos extraídos de una muestra nacional de aproximadamente 8.400 hombres y mujeres de 18 a 25 años de edad y observaron cómo la vulnerabilidad médica general era del 33 % en el caso de los varones y del 30 % en el de las mujeres. A finales junio hubo un aumento del 299 % en las hospitalizaciones de adultos jóvenes frente a un 139 % más en las de adultos mayores Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE UU, que no se incluyeron en este estudio, indican que aunque los pacientes mayores de 65 años son significativamente más propensos a ser hospitalizados que los más jóvenes, la brecha se está reduciendo. En la semana que terminó el 18 de abril, hubo 8,7 hospitalizaciones por cada 100.000 habitantes en el grupo de 18 a 29 años, en comparación con 128,3 por cada 100.000 habitantes en el caso de los mayores de 65 años. Sin embargo, en la semana que terminó el 27 de junio las cifras fueron de 34,7 y 306,7 respectivamente, lo que supone un aumento del 299 % en las hospitalizaciones de adultos jóvenes frente a un incremento del 139 % en las hospitalizaciones de adultos mayores. Factores de riesgo Los investigadores, dirigidos por Sally Adams, determinaron la vulnerabilidad mediante indicadores identificados por los CDC. Estos incluían condiciones cardíacas, diabetes, asma actual, condiciones inmunológicas (como lupus, gota, artritis reumatoide), condiciones hepáticas, obesidad y tabaquismo en los 30 días anteriores. El trabajo, publicado en el Journal of Adolescent Health, revela cómo el impacto del tabaquismo superó a los otros riesgos menos comunes, ya que el 100 % de los fumadores eran vulnerables a la COVID-19 grave. Lo más notable entre sus resultados fue que la vulnerabilidad médica se situó en el 16,1 % para los 6.741 no fumadores, frente al 31,5 % de la muestra completa de 8.405 adultos jóvenes, que incluía a los fumadores. «El tabaquismo está asociado con una mayor probabilidad de progresión de COVID-19, incluyendo una mayor gravedad de la enfermedad, admisión en la UCI o muerte», explica Adams. «Fumar puede tener efectos significativos en los adultos jóvenes, que típicamente tienen bajas tasas para la mayoría de las enfermedades crónicas». «Reducir el tabaquismo y el uso de cigarrillos electrónicos entre los adultos jóvenes probablemente disminuiría su vulnerabilidad a las enfermedades graves», explican los autores La importancia de reducir el tabaquismo Investigaciones recientes también muestran que los adultos jóvenes están comenzando a fumar a tasas más altas que los adolescentes, una inversión de las tendencias anteriores. En los treinta días anteriores, el 10,9 % había fumado un cigarrillo, el 4,5 % había fumado algún producto de tabaco y el 7,2 % había fumado un cigarrillo electrónico. El número de fumadores, 1.664 o el 19,8 %, fue mayor que el número de personas con asma (8,6 %), obesidad (3 %) y trastornos inmunológicos (2,4 %). Además, el 1,2 % tenía diabetes, el 0,6 % una afección hepática y el 0,5 % una afección cardíaca. «El riesgo de ser médicamente vulnerable a una enfermedad grave se reduce a la mitad cuando se retira a los fumadores de la muestra», indica Charles Irwin Jr., autor principal. «Los esfuerzos para reducir el tabaquismo y el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes probablemente disminuirían su vulnerabilidad a las enfermedades graves.

Los pacientes con covid-19 más graves presentan una 'firma' única

Uno de los quebraderos de cabeza de los médicos a la hora de tratar a los pacientes con covid-19 es determinar cuáles tenían un mayor riesgo de progresar negativamente y ser atacados por la 'tormenta de citoquinas' que puede llegar a terminar con la vida del paciente. Ahora, un equipo de investigadores franceses, tras estudiar a 50 pacientes con covid-19, ha identificado una 'huella' única, que es una combinación de deficiencia en la respuesta de un interferón particular, así como una inflamación exacerbada, en los pacientes más graves. En su trabajo, que se publica en «Science» proponen que esta firma o huella puede ser un sello distintivo de covid-19 grave y proporciona a los especialistas una justificación para iniciar los enfoques terapéuticos que combinan los suplementos con interferón con la neutralización de la señalización inflamatoria. La covid-19 se caracteriza por distintos patrones de progresión de la enfermedad según el paciente, lo que implica que cada sujeto exhibn diferentes respuestas inmunes al coronavirus SARS-Cov-2. La firma es una combinación de deficiencia en la respuesta de un interferón particular, así como una inflamación exacerbada, en los pacientes más graves Hasta ahora, los estudios sugieren que entre el 5 y el 10% de los pacientes progresa a una enfermedad grave o crítica. Sin embargo, se sabe poco sobre las características inmunológicas involucradas en la gravedad de covid-19. Jérome Hadjadj y su grupo del Instituto de Salud de Francia- INSERM analizaron las células inmunes de pacientes con covid-19 con síntomas que varían de leves a críticos. Los pacientes con covid-19 gravemente enfermos podrían ser tratados con un enfoque combinado centrado en la administración de interferón y terapias antiinflamatorias adaptadas Los pacientes críticos exhibieron una doble firma distintiva que implica una deficiencia en las respuestas de los interferones tipo I, proteínas que ayudan a combatir las infecciones virales, así como una señalización proinflamatoria exacerbada. Si bien el trabajo reciente para investigar el papel de la señalización de interferón en pacientes con covid-19 ha demostrado que la señalización de interferón local puede ser importante para mitigar la progresión de la enfermedad, los resultados este etrabajo sugieren que una producción más amplia de interferones, de hecho, puede ser beneficiosa. El trabajo refuerza una hipótesis creciente que sugiere que la ubicación, el momento y la duración de la exposición al interferón son parámetros críticos que subyacen al éxito de la terapéutica para las infecciones por SARS-CoV-2. Los investigadores también creen que los pacientes con covid-19 gravemente enfermos podrían ser tratados con un enfoque combinado centrado en la administración de interferón y terapias antiinflamatorias adaptadas, «una hipótesis que vale la pena realizar pruebas cautelosas», dicen.

Una técnica recupera pulmones humanos dañados para su uso en trasplantes

Un técnica permite recuperar los pulmones humanos dañados que han sido rechazados para el trasplante de órganos. El sistema utiliza la circulación cruzada de sangre completa entre el pulmón del donante y un huésped animal. Por primera vez, un pulmón humano gravemente lesionado que no pudo recuperarse utilizando las técnicas tradicionales, perfusión pulmonar ex vivo, se recuperó con éxito durante 24 horas. El estudio se publica hoy en «Nature Medicine». La disponibilidad de órganos para el trasplante de pulmón, la única cura definitiva para la enfermedad pulmonar en etapa terminal, sigue siendo limitada debido a un suministro insuficiente de pulmones de donantes de calidad. Las estrategias actuales para aumentar la disponibilidad de los pulmones de los donantes incluyen el uso de perfusión pulmonar ex vivo (EVLP), una técnica que bombea continuamente oxígeno y nutrientes para apoyar la función de los pulmones de los donantes fuera del cuerpo antes del trasplante. Sin embargo, no está claro los beneficios de la EVLP para rehabilitar pulmones dañados. Además, la EVLP proporciona solo una duración limitada de seis a ocho horas de soporte, un tiempo que es demasiado corto para recuperar la mayoría de los pulmones de donantes gravemente dañados. Mecanismos de reparación biológica durante períodos de tiempo lo suficientemente largos lo que nos permitió recuperar los pulmones gravemente dañados Los investigadores de la Escuela de Ingenieros de Columbia y la Universidad de Vanderbilt (EE.UU), dirigidos por Gordana Vunjak-Novakovic y Matthew Bacchetta, explican en el artículo que la clave está en que se plataforma permite un reparación biológica más prolongada. «Es la provisión de mecanismos de reparación biológica durante períodos de tiempo lo suficientemente largos lo que nos permitió recuperar los pulmones gravemente dañados que de otro modo no se podrían salvar», señalan los autores principales del estudio, Ahmed Hozain y John O'Neill. A la derecha pulmón tratadi con la nueva técnica - Ahmed Hozain and John O'Neill/Columbia Engineering En los últimos ocho años, este equipo de investigadores ha estado desarrollando su método radicalmente nuevo para proporcionar más pulmones a los pacientes que necesitan un trasplante de órganos. En 2017, demostraron la viabilidad del soporte de circulación cruzada de pulmones enteros fuera del cuerpo. En 2019, verificaron la eficacia de la circulación cruzada mediante la regeneración de pulmones de cerdos gravemente dañados, y en 2020, extendieron con éxito la duración del soporte de circulación cruzada a cuatro días. Muestran que los pulmones humanos extraídos, y rechazados para el trasplante, pueden recuperarse gracias a su técnica de circulación cruzada, que mantiene con éxito la integridad pulmonar y logra la recuperación funcional del pulmón Ahora, en este nuevo trabajo, muestran que los pulmones humanos extraídos, y rechazados para el trasplante, pueden recuperarse gracias a su técnica de circulación cruzada, que mantiene con éxito la integridad pulmonar y logra la recuperación funcional del pulmón. A lo largo de las 24 horas de circulación cruzada, el equipo observó mejoras sustanciales en la viabilidad celular, la calidad de los tejidos, las respuestas inflamatorias y, lo más importante, la función respiratoria. «Pudimos recuperar un pulmón donante que no se había logrado en el sistema clínico de perfusión pulmonar ex vivo, que es el estándar de atención actual. Esta es la validación más rigurosa de nuestra plataforma hasta la fecha lo que la convierte en una técnica prometedora para su uso en clínica», señala Vunjak-Novakovic.
Ahora en portada
carlinoptica

VEA MÁS NOTICIAS

Noticias Mallorca