Ibiza | Formentera
Inician las tareas de exhumación del cementerio de Sant Francesc

Inician las tareas de exhumación del cementerio de Sant Francesc

Actualizado el 30/03/2022 11:50                Compartir


La mayoría de las víctimas del campamento militar franquista de La Savina (Formentera) que podrían estar enterradas en el cementerio de Sant Francesc procedían de Extremadura y Murcia. También las habría madrileñas, catalanas, canarias, valencianas y baleares

El Govern ha iniciado este miércoles las tareas de exhumación del cementerio nuevo de Sant Francesc, en Formentera, para localizar los restos de las víctimas mortales del Penal de Formentera, una colonia militar franquista situada en el municipio formenterense de La Savina.

De acuerdo con la documentación de la época y con el estudio efectuado por el historiador ibicenco Antoni Ferrer Abarzuza como parte del Segundo Plan de Fosas del Govern de las Illes Balears, 58 personas —la mayoría extremeñas y murcianas, pero también madrileñas, catalanas, canarias, valencianas y baleares— habrían muerto en la colonia de La Savina entre 1940 y 1942, debido al desabastecimiento de alimentos y la ausencia de condiciones higiénico‑sanitarias en el campamento.

Según este mismo estudio, y atendiendo a los testimonios y la documentación recabada por las asociaciones memorialistas, se cree que sus restos podrían estar enterrados en el vecino cementerio de Sant Francesc, situado a apenas 3 km de la colonia militar franquista.

Con el objetivo de confirmar si los presos fallecidos durante su estancia en el Penal fueron enterrados en el cementerio de Sant Francesc, y si sus restos mortales continúan todavía donde fueron inhumados, la Sociedad de Ciencias Aranzadi empieza este miércoles las tareas de exhumación del cementerio, una intervención que se enmarca en el Tercer Plan de Fosas de la Guerra Civil y el Franquismo 2021-2022 que impulsa el Govern de las Illes Balears a través de la Vicepresidencia de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática.

«Esta es la primera fosa de las Islas Baleares en la que buscamos víctimas de un campo de concentración franquista, 58 personas que murieron de hambre y enfermedades en el infierno que fue el Campamento de La Savina. Los objetivos son encontrarlas, identificarlas y devolverlas a sus familias; recuperar su memoria, abriendo las fosas para cerrar las heridas. Una deuda democrática que tenemos pendiente y con la que estamos totalmente comprometidos», ha dicho el secretario autonómico de Sectores Productivos y Memoria Democrática del Govern, Jesús Jurado.

La presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, ha deseado que «los trabajos que se han iniciado esta semana puedan servir para encontrar los restos, certificar lo que dicen los estudios historicos realizados y, sobretodo, retornar la dignidad a las 58 personas que fallecierom en la colonia penitenciaria de la Savina y a sus familiares». La presidenta ha agradecido el trabajo conjunto de las administraciones y del Forum por la Memoria de Ibiza y Formentera.
>

La explanada de tierra ante la puerta principal del cementerio, concretamente el espacio comprendido entre las filas 1 y 6 del lado derecho, será el punto de entrada de esta primera intervención en el cementerio de Sant Francesc, que se hará bajo tumbas antiguas de los años 60-80 —actualmente en desuso—, y coincidirá con el espacio señalado como posible lugar de enterramiento de las víctimas del Penal, tanto por los testimonios reunidos en la búsqueda, como por el propio sepulturero del cementerio.

Además, también se actuará en la zona señalada como posible lugar de enterramiento por la investigación del Forum por la Memoria de Eivissa y Formentera, e incluida en el Mapa de Fosas del Govern de las Illes Balears, situada algo más al oeste, ante el bloque de los columbarios.

A la inauguración de las tareas de exhumación han asistido: el secretario de Sectores Productivos y Memoria Democrática del Govern, Jesús Jurado; la presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, y la consejera de Patrimonio, Raquel Guasch; el director general de Memoria Democrática, Marc Andreu Herrera, y el presidente y el vicepresidente del Forum por la Memoria de Eivissa y Formentera, los dos miembros de la Comisión de Fosas y Desaparecidos, Lluís Ruiz y Artur Parrón.

El Govern, a través de la Vicepresidencia de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, y en colaboración con el Foro por la Memoria de Eivissa y Formentera y otras asociaciones memorialistas; con investigadores y especialistas, entre ellos la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y también con la Junta de Extremadura, ya ha empezado a trabajar en la búsqueda del ADN de los familiares que puedan ayudar a poner nombre a las víctimas del franquismo fallecidas en el campamento de La Savina y enterradas en el cementerio de Sant Francesc.

Esta es la segunda vez que el Govern de les Illes Balears participa en una exhumación en Formentera, y se trata de una intervención enmarcada en el Tercer Plan de Fosas de la Guerra Civil y el Franquismo 2021-2022, que fue aprobada por la Comisión Técnica de Personas Desaparecidas y Fosas de las Illes Balears el pasado mes de febrero.

La primera vez fue en 2017, cuando el Forum por la Memoria de Eivissa y Formentera promovió la exhumación del cementerio parroquial de Sant Ferran, que llevo a cabo la Sociedad de Ciencias Aranzadi con la subvención del Govern de les Illes Balears y la colaboración del Consell Insular de Formentera.

El Penal de Formentera

También conocido como La Colònia o El Campament de la Savina, por su ubicación junto al municipio formenterense, el Penal de Formentera fue un centro penitenciario franquista abierto entre abril y mayo de 1940 y dependiente de la Prisión Provincial de Palma.

Estaba destinado a personas ya sentenciadas por tribunales militares y se estima que, en sus dos años de vida, llegó a albergar hasta a 2.000 reclusos, procedentes de todas las provincias de España.

Los presos internados y sentenciados a penas inferiores a 12 años de prisión eran autorizados a salir del Penal para llevar a cabo trabajos y tareas. A aquellos condenados a sentencias superiores, se les reservaba, sin embargo, reclusión o trabajo en el interior del propio campamento.

Todos ellos compartían unas condiciones de vida deplorables, caracterizadas por el hacinamiento, la insalubridad, las enfermedades y el hambre. Estas condiciones llevaron a la muerte a, al menos, 58 personas reclusas, una cifra constatada por la propia burocracia del régimen franquista, y documentada por el estudio de la colonia penitenciaria realizado por el historiador Antoni Ferrer Abarzuza, a petición del Govern de les Illes Balears y como parte de su Segundo Plan de Fosas.

Según los testimonios y documentos recogidos por este estudio, los muertos eran enterrados en el cementerio de Sant Francesc, el cual empezó a construirse en 1938 y fue inaugurado en 1940, poco antes de que se produjera la primera defunción documentada en el Penal, en abril de 1941.

De acuerdo con este estudio, las muertes se sucedieron hasta octubre de 1942 y «cuando se producía una muerte, el cuerpo del finado era trasladado en carro, desde el Penal y hasta la puerta de la iglesia, donde el párroco rezaba un responso ante el ataúd, y de ahí seguían al cementerio».

Estos testimonios afirman que «a veces se ponía más de un cadáver en el mismo ataúd» y también que «cuando se producía una defunción, se dejaba el cadáver en el depósito de la enfermería, a la espera de que se produjera otra muerte para aprovechar el viaje». Sobre el tipo de entierro, algunos testimonios mencionan, además de los entierros individuales y colectivos, una «fosa grande» o inhumaciones en «acequias largas».

El Penal cerró a finales de 1942, probablemente y según los estudios, ante el temor del régimen franquista a que la opinión pública internacional conociera la situación de horror que se vivía en Formentera. Los presos fueron entonces trasladados a otras penitenciarias.

El Tercer Plan de Fosas

El tercer Plan de Fosas del Govern de las Illes Balears fue aprobado en diciembre de 2020 y realizará tareas de excavación, exhumación e identificación de cuerpos en siete fosas de las Illes Balears.

Las actuaciones las ejecutará la Sociedad de Ciencias Aranzadi, siguiendo el calendario aprobado por la Comisión Técnica de Desaparecidos y Fosas de las Illes Balears.

Las primeras intervenciones han sido: la segunda fase de exhumación del cementerio de Son Coletes, en Manacor; la intervención en el cementerio de Inca, también en Mallorca, y la tercera fase de exhumación del cementerio de Ses Figueretes, de Eivissa.

Después de la exhumación del cementerio de Sant Francesc en Formentera, las siguientes intervenciones previstas son el cementerio de Selva; el cementerio de Mancor de la Vall, y El Pou de Son Danús, en Santanyí, todas ellas en Mallorca.

El Plan se completa con la realización de seis estudios históricos que llevará a cabo la empresa ATICS, SL, y que se centrarán en la fosa común de Capdepera; el cementerio de Petra; el cementerio de Palma (calle de Sant Silvestre); el cementerio de Porreres; el cementerio de Muro, y la fosa de Cala Sant Vicenç, situada en Pollença.

También será ATICS quién llevará a cabo la restauración, consolidación y conservación de los materiales u objetos encontrados en el proceso de excavación y documentación de las fosas exhumadas en los anteriores planes de exhumación de 2016, 2018 y 2019.

movi

Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca