Una nueva técnica puede reducir significativamente las biopsias de mama

Una nueva técnica que utiliza la mamografía para determinar la composición biológica de un tumor podría ayudar a reducir las biopsias de mama innecesarias, según un nuevo estudio publicado en la revista «Radiology». La mamografía ha sido eficaz para reducir las muertes por cáncer de mama al detectar tumores en sus etapas más tempranas y tratables; pero muchas mujeres tienen que volver para obtener imágenes diagnósticas adicionales y, en muchos casos, biopsias, por hallazgos anormales que finalmente se consideran benignos. «La tasa de devolución de llamada con mamografía es mucho más alta que la ideal», señala la primera autora del estudio, Karen Drukker, de la Universidad de Chicago (EE.UU.). «Hay costes y ansiedad asociados con las re-llamadas, y nuestro objetivo es reducir estos costes, pero no perder nada que deba someterse a una biopsia», añade. Drukker y sus colegas estudiaron recientemente una nueva técnica denominada imágenes de mama de tres compartimientos (3CB). John Shepherd y su equipo desarrollaron 3CB mientras estaba en la Universidad de California en San Francisco. Al medir la composición del tejido de agua, lípidos y proteínas en todo el seno, 3CB podría proporcionar una firma biológica de un tumor. Por ejemplo, más agua en el tejido tumoral podría indicar angiogénesis, o la producción de nuevos vasos sanguíneos, un signo temprano de desarrollo de cáncer. Para el estudio, los científicos adquirieron mamografías de energía dual de 109 mujeres con masas mamarias sospechosas o altamente sugestivas de una enfermedad maligna (los tipos de lesiones en los que normalmente se realizaría una biopsia) inmediatamente antes de la biopsia, y las biopsias resultantes mostraron 35 masas que serían cánceres invasivos, mientras que las 74 masas restantes eran benignas. Imágenes de 3CB - Radiological Society of North America Las imágenes de 3CB se derivaron de las mamografías de energía dual y se analizaron junto con la radiografía por mamografía, un método que utiliza algoritmos de inteligencia artificial para evaluar características y patrones en imágenes, algunas de las cuales son difíciles para la percepción humana, desarrollado por Maryellen L. Giger y su equipo en la Universidad de Chicago para su uso en el diagnóstico asistido por ordenador en imágenes de senos. La combinación de análisis de imagen 3CB y radiomia mejoró el valor predictivo positivo, o la capacidad de predecir el cáncer, en masas mamarias consideradas sospechosas por el radiólogo de mama. El método combinado mejoró el valor predictivo positivo desde 32 por ciento de la interpretación visual sola a casi el 50 por ciento, con una reducción de casi el 36 por ciento en las biopsias. El método de radiografía 3CB no detectó uno de los 35 cánceres, con una tasa de sensibilidad del 97 por ciento. Combinando el análisis de imágenes 3CB con la radiografía de mamografía, la reducción en las re-llamadas fue sustancial «Estos resultados son muy prometedores -afirma Drukker-. Combinando el análisis de imágenes 3CB con la radiografía de mamografía, la reducción en las re-llamadas fue sustancial». Drukker cree que el enfoque combinado de la radiografía con 3CB tiene el potencial de desempeñar un papel cada vez más importante en el diagnóstico del cáncer de mama y quizás también en la detección. Esta investigadora señala que 3CB se puede añadir fácilmente a la mamografía sin requerir modificaciones extensivas del equipo existente. «La paciente ya se está haciendo la mamografía, y además obtenemos toda esta información adicional con solo una dosis adicional de radiación del 10 por ciento», afirma. Este enfoque aún es experimental en esta etapa, y se necesita más trabajo para ponerlo a disposición de los pacientes. Los investigadores planean estudiar cómo el enfoque combinado ayudará a los radiólogos a hacer sus determinaciones finales. También desean estudiar el enfoque mediante la tomosíntesis digital de seno, a veces llamada mamografía '3D', que reduce el problema de la superposición de tejido mamario inherente a la mamografía regular. La firma única de proteínas lipídicas de un tumor podría ser aún más clara con la tomosíntesis, concluye Drukker.

PharmaMar anuncia la aprobación de Aplidin en Australia para el tratamiento del mieloma múltiple

PharmaMar anuncia que la agencia reguladora australiana (TGA, por sus siglas en inglés) ha informado a Specialised Therapeutics Asia Pte, Ltd (STA) de la aprobación de Aplidin (plitidepsina) para el tratamiento de mieloma múltiple en combinación con dexametasona. Aplidin estará disponible para los pacientes que hayan fracasado o sean resistentes a otras terapias, tras la decisión de la TGA de aprobar Aplidin antes que cualquier otro país. La indicación está aprobada para el tratamiento de pacientes que recaen después de tres líneas de tratamiento, incluidos inhibidores del proteasoma o inmunomoduladores. También podrá administrarse en 3ª línea de tratamiento cuando el paciente ya ha recibido dos líneas de tratamiento previo y es refractario o intolerante a inhibidores del proteasoma o inmunomoduladores. Esta aprobación abre la puerta a otros muchos mercados en Sudamérica, Méjico, Canadá, Asia Pacífico, Oriente Medio y el norte de África, entre otros, que revisarán Aplidin® tras la aprobación de la TGA, y en los que PharmaMar cuenta con socios para este producto. PharmaMar firmó un acuerdo de licencia con STA, establecida en Singapur, para comercializar Aplidin en Australia y Nueva Zelanda en agosto de 2015, y, además, un nuevo acuerdo para otros 12 países asiáticos en febrero de 2016. El profesor Andrew Spencer, Jefe del Servicio de Hematología Maligna y Trasplante de Células Madre del Alfred Hospital, en Australia, dijo: «Aplidin proporciona a algunos pacientes con mieloma la oportunidad de prolongar sus vidas. Ahora tenemos otro medicamento que ofrecer a los pacientes que han recaído después de haber sido tratados con las terapias existentes. Esto es importante porque una vez que los pacientes se vuelven resistentes al tratamiento estándar, tenían opciones muy limitadas de tratamiento». El profesor Jeff Szer, hematólogo del Peter MacCallum Cancer Centre y del Royal Melbourne Hospital, e investigador principal en Australia del estudio de registro pivotal de Aplidin, dijo que el compuesto ha demostrado ser eficaz y bien tolerado. Comentó: «Se reclutaron más pacientes australianos con mieloma en el estudio pivotal de Aplidin® que en cualquier otro lugar del mundo. Estos pacientes del estudio de fase 3, conocido como ADMYRE, han allanado el camino para que otros tengan acceso a una terapia nueva e innovadora. Esto significa que algunos pacientes con mieloma avanzado tienen la posibilidad de obtener mejores resultados, cuando las terapias anteriores han fracasado». Carlo Montagner, CEO de STA, dijo que las autoridades reguladoras australianas deben ser elogiadas por asegurar que los pacientes de mieloma australianos tengan la oportunidad de acceder los primeros a esta terapia de vanguardia. Comentó: «No es frecuente que los pacientes australianos sean los primeros en el mundo en acceder a nuevos medicamentos. En este caso, la TGA está a la vanguardia, y los responsables de la toma de decisiones reconocen la gran necesidad que existe en el mieloma múltiple. Esta enfermedad sigue siendo incurable y los pacientes se quedan sin opciones de tratamiento». En palabras de José María Fernández Sousa-Faro, Presidente de PharmaMar: «Esta aprobación para una enfermedad incurable viene a corroborar el trabajo que el equipo de PharmaMar ha realizado todos estos años con Aplidin. Ahora los pacientes y la comunidad médica tendrán una nueva alternativa terapéutica y con un novedoso mecanismo de acción, diferente al de los productos que se usan actualmente». Luis Mora, Director General de la Unidad de Negocio de Oncología de PharmaMar, añadió: «La aprobación de Aplidin® supone un paso adelante muy importante para la compañía. Esto aumenta la presencia de PharmaMar con un segundo medicamento en el mercado australiano y, junto a nuestros socios, estamos iniciando los trámites para otros mercados como los de Sudamérica, Méjico, Canadá, Asia o Israel». En Europa, tal y como ya se anunció, la decisión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) se encuentra recurrida ante el Tribunal de Luxemburgo.

Las mujeres tardan más tiempo en solicitar asistencia médica ante los síntomas de un infarto

Las mujeres tienen que esperar más tiempo que los varones para recibir atención médica cuando tienen síntomas de un ataque cardíaco, demuestra una investigación publicada en «European Heart Journal: Acute Cardiovascular Care». Por eso, la Sociedad Europea de Cardiología insta a las mujeres a llamar a una ambulancia de inmediato si tienen algún síntoma. La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte en mujeres y hombres. Sin embargo, todavía hoy día existe una idea equivocada de que los ataques cardíacos son un «problema del hombre» a pesar de ser igual de frecuentes en las mujeres. De media, las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas. Pero las mujeres se benefician igualmente de un tratamiento rápido. Las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas Matthias Meyer, autor del estudio y cardiólogo del Hospital Triemli, de Zurich (Suiza), afirma que las mujeres pueden esperar más tiempo debido al mito de que los ataques cardíacos suelen ocurrir en los hombres y que el dolor en el pecho y el brazo izquierdo son los síntomas más conocidos. «Mujeres y hombres tienen una cantidad similar de dolor durante un ataque al corazón, pero la ubicación puede ser diferente –explica-. Las personas con dolor en el pecho y el brazo izquierdo tienen más probabilidades de pensar que es un ataque al corazón, y estos son los síntomas habituales de los hombres. En cambio, las mujeres tienen, a menudo, dolor de espalda, hombro o estómago». En los ataques cardíacos causados por el bloqueo agudo de una arteria que suministra sangre al corazón, la reapertura rápida del vaso mediante la inserción de un stent es fundamental. La restauración más rápida del flujo sanguíneo se traduce en más músculo cardíaco recuperado y menos tejido muerto, y, por consiguiente, menos insuficiencia cardíaca y menor riesgo de muerte. Durante los últimos 10 a 15 años, se han empleado múltiples estrategias dentro de las redes de tratamiento de ataque cardiaco para reducir el retraso entre los síntomas y el tratamiento. Este estudio investigó si los retrasos se han reducido en mujeres y hombres. Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco El estudio analizó de forma retrospectiva 4.360 pacientes (967 mujeres y 3.393 hombres) con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMEST) atendidos en el Hospital Triemli, el segundo centro más grande de intervención coronaria percutánea (PCI) en Suiza, entre 2000 y 2016. Los principales resultados fueron: cambios en la demora del paciente (el tiempo desde el inicio de los síntomas hasta el contacto con un hospital, el servicio médico de emergencia o el médico general), y la demora del sistema (el tiempo posterior hasta la reapertura del vaso). Un resultado secundario fue la mortalidad hospitalaria. Durante el período de 16 años del estudio, mujeres y hombres tuvieron reducciones iguales en la demora del sistema. «No encontramos diferencias de género en la atención por parte de profesionales de la salud, ya que tanto hombres como mujeres reciben un stent más rápidamente después de comunicarse con los servicios médicos que en el pasado». Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón Sin embargo, sí había diferencias en el primer punto de valoración, la demora del paciente, ya que mientras sí había disminuido ligeramente en los hombres durante el período de 16 años, no ocurrió lo mismo en las mujeres. De hecho, éstas esperan aproximadamente 37 minutos más que los hombres antes de comunicarse con los servicios médicos. Los signos clínicos de malestar torácico persistente se asociaron con retrasos más cortos en los pacientes, pero no en las mujeres. «Las mujeres que tienen un ataque cardíaco parecen ser menos propensas que los hombres a atribuir sus síntomas a una condición que requiere tratamiento urgente», subraya Meyer. Un dato relevante del informe es que mortalidad hospitalaria fue significativamente mayor en las mujeres (5,9%) que en los varones (4,5%) durante el período de estudio. No obstante, los retrasos no se asociaron con la mortalidad hospitalaria después de corregir múltiples factores. «Las complicaciones agudas de un ataque cardíaco son responsables de la mortalidad hospitalaria, por la demora en la atención». «Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco», concluye. Sítomas del infarto en femenino Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presentan síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte. En España, campañas como Mujeres por el Corazón, de la Fundación MAPFRE, la Fundación Pro CNIC, la Comunidad de Madrid y la Fundación Española del Corazón (FEC), tienen como objetivo sensibilizar acerca de la importancia del reconocimiento precoz de los síntomas y de la necesidad de mantener un estilo de vida saludable que contribuya a reducir el impacto de la enfermedad cardiovascular en la mujer. Las señales de un infarto en mujeres son: -Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, o bien desaparecer y volver a aparecer. -Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago. -Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho. -Sudor frío, náuseas o mareo. Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar. La diferencia es que, en el caso de las mujeres, existe mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.

Bacterias intestinales, culpables de la relación entre carnes rojas y riesgo cardiovascular

Dos estudios que se publican hoy explican los mecanismos implicados en la asociación entre el consumo de carnes y el riesgo de enfermedad cardiaca. Además, los ensayos llevados a cabo por investigadores de la Clínica Cleveland (EE.UU.) desvelan el papel que desempeñan las bacterias intestinales en ese proceso, en concreto el compuesto TMAO (N-óxido de trimetilamina), un subproducto de bacterias intestinales que se forma durante la digestión, que puede conducir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como infartos o ictus. Los resultados podrían servir para desarrollar nuevos tratamientos para interrumpir este proceso antes del desarrollo y la progresión de la enfermedad cardiovascular. En 2013, este mismo grupo publicó por vez primera que las bacterias intestinales en el sistema digestivo pueden ser responsables de que las carnes rojas aumenten dos sustancias químicas asociadas con la enfermedad cardiaca, la L-carnitina (un nutriente que se puede medir en la sangre ) y una sustancia llamada trimetilamina-N-óxido o TMAO, producida por las bacterias en el tracto digestivo a partir de L -carnitina, y vinculado a los principales eventos cardíacos. Se estudió a un grupo de voluntarios vegano, vegetarianos y omnívoros y se observó que los veganos y los tenían menos L -carnitina en la sangre que los omnívoros y, cuando veganos y vegetarianos consumieron carnes rojas, su sistema digestivo produjo menos TMAO que los omnívoros. Estos datos podrían aclarar por qué las dietas ricas en carnes rojas se asocian con un mayor riesgo cardiovascular, ya que el contenido de colesterol y grasas saturadas en la carne roja no parece ser suficiente para explicar el aumento de los riesgos cardiovasculares. Hata ahora, esta discrepancia se ha atribuido a diferencias genéticas, a una dieta alta en sal que se asocia a menudo con el consumo de carne roja, e incluso, posiblemente, el proceso de cocción. El contenido de colesterol y grasas saturadas en la carne roja no parece ser suficiente para explicar el aumento de los riesgos cardiovasculares La L-carnitina se encuentra de forma natural en las carnes rojas, pero también es un suplemento dietético disponible en forma de píldora y un ingrediente común en las bebidas energéticas. La primera de las dos investigaciones, publicada en el «European Heart Journal», y dirigida por Stanley Hazen', muestra que una dieta rica en carnes rojas como fuente primaria de proteínas aumenta significativamente los niveles de TMAO en circulación, en comparación con dietas de carne blanca o sin carnes como fuentes de proteínas. Aterosclerosis La investigación, que incluyó a 113 participantes, mostró que el consumo crónico de carnes rojas mejoró la producción de TMAO por microbios intestinales y redujo la eficiencia de los riñones a la hora de expulsarla. Tanto una mayor producción como una reducción en la eliminación causadas por una dieta de carne roja contribuyen al incremento de los niveles de TMAO, que se ha relacionado con el desarrollo de aterosclerosis y complicaciones de enfermedades cardiacas. El equipo de Haze ya había demostrado -«Nature Medicine»-, que los altos niveles de TMAO en sangre son un predictor de un mayor riesgo de ainfarto, ictus y muerte. El nuevo trabajo también reveló el hallazgo inesperado de que las opciones dietéticas crónicas de un participante impactaron en la función renal al alterar la efectividad de los riñones para expulsar compuestos. Por ejemplo, mientras que una dieta de carne roja disminuyó la excreción de TMAO, la dieta de carne roja aumentó la eficiencia de la excreción de carnitina y otros metabolitos derivados de carnitina. Estos hallazgos proporcionan nuevas evidencias de cómo la dieta puede ser una estrategia de tratamiento eficaz para reducir los niveles de TMAO y disminuir el riesgo de enfermedad cardiobvascular «Sabemos que los factores del estilo de vida son críticos para la salud cardiovascular -explica-. Estos hallazgos proporcionan nuevas evidencias de cómo la dieta puede ser una estrategia de tratamiento eficaz para reducir los niveles de TMAO y disminuir el riesgo de enfermedad cardiobvascular». En el otro estudio coordinado por Hazen, publicado en «Journal of Clinical Investigation», se desvela una nueva diana potencial para prevenir enfermedades cardiovasculares al profundizar en una vía microbiana intestinal que convierte la carnitina en TMAO. Los científicos descubrieron que la carnitina, un nutriente abundante en la carne roja y algunas bebidas y suplementos energéticos, se convierte en TMAO en el intestino a través de un proceso de dos pasos facilitado por distintas bacterias intestinales. El primer paso es similar tanto en los omnívoros (comedores de carne) como en los veganos/vegetarianos. Pero el segundo, la formación de TMAO mejora significativamente en los omnívoros. Los investigadores demostraron que un suplemento diario de carnitina puede inducir la producción de TMAO, incluso en veganos y vegetarianos que continúan comiendo sus dietas normales. A principios de este año, este equipo publicó un trabajo en el que se mostraba una nueva clase de fármacos para la prevención de enfermedades cardiacas y el riesgo de coagulación al interrumpir la vía microbiana por la cual la colina se convierte en TMAO. El hallazgo proporciona información clave sobre posibles nuevas intervenciones para inhibir TMAO, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares El equipo de Hazen comparó el impacto de los suplementos orales diarios de carnitina en omnívoros versus vegetarianos/veganos. Al inicio, los veganos/vegetarianos mostraron una capacidad limitada para producir TMAO a partir de carnitina, mientras que los omnívoros produjeron rápidamente TMAO. Después de un mes de suplementación, ambos grupos mostraron una mayor capacidad para producir TMAO. «Es sorprendente que los veganos y los vegetarianos puedan producir TMAO a partir de la carnitina dietética. El nuevo hallazgo sobre la vía inducida por la ingesta de carnitina, incluso si solo se proporciona como un suplemento en forma de cápsula, proporciona información clave sobre posibles nuevas intervenciones para inhibir TMAO, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares», añade Hazen.

Los hermanos de niños con autismo o TDAH tienen un mayor riesgo de padecer ambos trastornos

Los hermanos menores de niños diagnosticados con trastorno del espectro autista (TEA) o trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tiene un riesgo mayor de padecer ambos trastornos. Los hallazgos de este estudio realizado en el Instituto MIND UC Davis (EE.UU.), se publican hoy en «JAMA Pediatrics». El estudio sugiere que las familias que ya tienen un hijo diagnosticado con TEA o TDAH deberían vigilar a los hermanos menores para detectar posibles síntomas de ambas afecciones. Los síntomas del TDAH incluyen: dificultad para concentrarse, hablar sin parar, una hiperactividad y problemas para estar quieto. En cuanto al autismo, suele caracterizarse por dificultades para interacción social y la comunicación, así como la presencia de intereses inusuales o comportamientos repetitivos. El estudio sugiere que las familias que ya tienen un hijo diagnosticado con TEA o TDAH deberían vigilar a los hermanos menores para detectar posibles síntomas de ambas afecciones «Desde hace tiempo se sabe que los hermanos menores de niños con autismo tienen un riesgo mayor de este trastorno, pero hasta ahora no había datos suficientes para determinar si además tenía un mayor riesgo de TDAH», señala Meghan Miller, autora de la investigación. Y aunque, en principio, el autismo y el TDAH parecen ser muy diferentes, «este trabajo destaca el riesgo de superposición; los hermanos menores de los niños con TEA tienen un riesgo elevado tanto de TDAH como de autismo, y los hermanos menores de los niños con TDAH tienen un riesgo elevado, no sólo para el TDAH, pero también para el autismo». Criterios de selección El equipo de investigación examinó los registros médicos de 730 hermanos menores de niños con TDAH y 158 hermanos de niños con TEA y 14.287 hermanos menores de niños sin diagnóstico conocido. Solo se incluyeron en el estudio las familias que tenían al menos un hijo menor después de un niño diagnosticado. Los investigadores encontraron que, en comparación con los hermanos menores de los niños no diagnosticados, las probabilidades de un diagnóstico de TEA eran 30 veces más altas en los hermanos de los niños con TEA, y de 3,7 veces más elevadas para un diagnóstico de TDAH. En comparación con los hermanos menores de niños no diagnosticados, las probabilidades de un diagnóstico de TDAH fueron 13 veces más altas en los hermanos de los niños con TDAH, y de 4,4 veces más altas para un diagnóstico de autismo. Se cree que el TDAH y el TEA comparten algunos factores de riesgo genéticos e factores biológicos Se cree que el TDAH y el TEA comparten algunos factores de riesgo genéticos e factores biológicos. Este estudio respalda la conclusión de que el TEA y el TDAH son altamente hereditarios y pueden compartir las causas y la genética subyacentes. Los expertos señalan que estos datos pueden servir para implementar los esfuerzos de detección temprana y mejorar la comprensión de las posibles causas compartidas de los trastornos. La capacidad de diagnosticar el TEA y el TDAH precozmente podría mejorar tanto el tratamiento como la calidad de vida. «Existen medidas y prácticas de detección eficaces para el diagnóstico de autismo en niños muy pequeños -asegura Miller-.Desafortunadamente, no tenemos estándares clínicos ni herramientas adecuadas para evaluar el TDAH a edades tan tempranas».

El cáncer escondido: el tumor de cabeza y cuello

El cáncer de cabeza y cuello representa el 5% de todos los tumores detectados en el mundo, siendo el séptimo tipo de cáncer más común en Europa y el sexto en España. Puede afectar a la cavidad oral, la faringe y la laringe. A pesar de su creciente prevalencia y de que es responsable de alrededor de 376.000 muertes al año, todavía se conoce poco socialmente, en parte porque las personas que lo padecen prefieren no hablar de ello, dado que a menudo les afecta a partes visibles de su rostro, a su voz, a la capacidad de tragar o al sentido del gusto. El tabaco y el alcohol están en el origen del 75% de los casos. También se relaciona con la falta de protección en el sexo oral. “En el caso del tabaco, se estima que a partir de dos cigarrillos diarios aumenta la probabilidad de padecer este cáncer”, asegura Lara Iglesias, oncóloga del Hospital 12 de Octubre, de Madrid. Diagnóstico Según Iglesias, “hay que acudir a consulta si aparecen estos síntomas en la cavidad oral o la garganta durante más de tres semanas: lengua dolorida, úlceras, dolor de garganta, bulto en el cuello, ronquera persistente, dolor o dificultad para tragar o nariz obstruida”. Se calcula que 2 de cada 3 pacientes con cáncer de cabeza y cuello se encuentran en un estadio avanzado al diagnosticarse “El cáncer de cabeza y cuello tiende a crecer hacia los ganglios del cuello, pero en estadios locales hay altas tasas de curación”, explica . Por eso la concienciación, que favorece la detección precoz, es especialmente importante en este tipo de cáncer. Dos datos lo ilustran a la perfección: Se calcula que 2 de cada 3 pacientes con cáncer de cabeza y cuello se encuentran en un estadio avanzado al diagnosticarse, y detectar este tipo de cáncer de forma precoz puede reducir hasta en un 80 y un 90% su mortalidad

Un paso más cerca para el uso de corazones de cerdos en el trasplante humano

Uno de los mayores problemas en el trasplante de corazón en humanos es la escasez órganos. El trasplante es, a veces, la única intervención a largo plazo disponible para pacientes con insuficiencia cardíaca terminal. Sin embargo, el suministro de órganos de donantes viables es insuficiente para satisfacer la demanda clínica actual. Aunque el uso de los corazones de cerdo modificados genéticamente se ha propuesto como una solución potencial y se han realizado pruebas preclínicas en modelos de babuinos, hasta la fecha, la duración más larga de supervivencia de un babuino que recibió un corazón de cerdo trasplantado y con vida fue 57 días. Pero, según los resultados de un estudio que se publica en «Nature» parace que se ha dado un gran paso. El artículo detalla que corazones de cerdo modificados genéticamente y transplantados en monos -babuinos- pueden permanecer funcionales a largo plazo gracias a un proceso de refinado. Y, aunque se requiere un estudio más numerosos y exhaustivo, este enfoque, el primero en producir resultados exitosos de manera consistente, representa un paso importante hacia el uso clínico de corazones de donantes de cerdo en pacientes humanos. El grupo que ha coordinado Bruno Reichart, de la Universidad LM de Munich (Alemania), y uno de los mayores expertos en el campo de los trasplantes, demuestran que es posible pensar en los trasplantes a largo plazo de corazones de cerdos como una alaterntiva a la falta de órganos. El artículo detalla que corazones de cerdo modificados genéticamente y transplantados en monos -babuinos- pueden permanecer funcionales a largo plazo gracias a un proceso de refinado Los autores refinaron el procedimiento en tres grupos sucesivos de sujetos trasplantados (16 babuinos en total). Así, lograron un trasplante exitoso a largo plazo en el grupo final al mantener a los corazones oxigenados a través de la circulación de la sangre (en lugar del almacenamiento en frío estático) durante el proceso de trasplante, y evitar que los órganos trasplantados aumenten de manera perjudicial al disminuir la presión arterial de los babuinos y usar compuestos conocidos para controlar el crecimiento celular. En concreto, los investigadores partieron de corazones que habían sido modificados genéticamente para evitar que respuestas inmunitarias eque los rechazaran y, además, para prevenir la coagulación excesiva de la sangre en los vasos sanguíneos del corazón. Para evitar que el corazón se dañe por falta de sangre durante el procedimiento de trasplante, los autores bombearon de forma intermitente una solución protectora a base de sangre oxigenada a través de los corazones (una técnica llamada perfusión) a 8ª C. Para evitar que el corazón se dañe por falta de sangre durante el procedimiento de trasplante, los autores bombearon de forma intermitente una solución protectora a base de sangre oxigenada a través de los corazones Podría permitir que el grupo de corazones de donantes se extienda con el objetivo de incluir órganos que actualmente se consideran subóptimos Por otro lado, los animales que recibieron los corazones habían sido sometidos a un tratamiento para asegurar la inmunosupresión. Además, una nueva combinación de tratamientos modificados redujo la presión arterial, evitó la coagulación sanguínea y bloqueó la proliferación celular, previniendo el crecimiento excesivo perjudicial del corazón después del trasplante. Cuatro de los cinco babuinos en el grupo final se mantuvieron saludables durante al menos 90 días (cuando se terminó el experimento), incluido uno que estaba en buen estado de salud después de 195 días. En un comentario que acompaña al artículo, Christoph Knosalla, del Centro Cardiaco de Berlín (Alemania) señala que, independientemente de los problemas relacionados con el xenotrasplante de cerdo a humano, el protocolo de perfusión sanguíneaque se presenta en este trabajo podría tener un impacto beneficioso en los trasplantes de humano a humano. «El almacenamiento estático en frío sigue siendo el estándar para los trasplantes de órganos humanos, pero una solución a base de sangre podría ayudar a mejorar los resultados a corto y largo plazo en la clínica -subraya-. Además, podría permitir que el grupo de corazones de donantes se extienda con el objetivo de incluir órganos que actualmente se consideran subóptimos porque los donantes son mayores o tiene una situación de enfermedad subyacente que reduce la capacidad del corazón para soportar la falta de un suministro de sangre normal». En cualquier caso, concluye, este avance acerca el trasplante de corazón de cerdos a los huamnos un poco más.

Vivir cerca de parques y jardines protege nuestro corazón

Vivir más cerca de zonas verdes, como parques, puede ser un factor que protege frente a la enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, como infartos o ictus. Lo asegura una investigación que se publica en «Journal of the American Heart Association», el primero de su tipo, que ha investigado el impacto de las zonas verdes en los marcadores de estrés y enfermedad cardiovascular a nivel individual. Durante cinco años, este equipo de la Universidad de Louisville (EE.UU.) obtuvo muestras de sangre y orina procedente de 408 personas de diferentes edades, etnias y niveles socioeconómicos. A continuación, evaluaron los biomarcadores de lesiones en los vasos sanguíneos y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Éste se calculó utilizando los biomarcadores evaluados a partir de muestras de sangre y orina. Los beneficios de vivir cerca de zonas verdes, según el estudio, eran múltiples La densidad de las zonas verdes próximas a las viviendas de los participantes en el estudio se valoró utilizando el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI), una herramienta que indica los niveles de densidad de vegetación creados a partir de imágenes de satélite recopiladas por la NASA y el USGS. Los niveles de contaminación del aire también se tuvieron en cuenta. Y los beneficios de vivir cerca de zonas verdes, según el estudio, eran múltiples: en primer lugar, se asociaba con niveles más bajos de epinefrina en orina, lo que indica menos estrés; niveles más bajos de F2-isoprostano en orina, lo que muestra una mejor salud -menos estrés oxidativo-, y mayor capacidad para reparar vasos sanguíneos. Influencia no reconocida También encontraron que las asociaciones con epinefrina eran mayores y mejores entre las mujeres, las participantes del estudio que no tomaban fármacos para problemas cardíacos y/o presión arterial alta –betabloqueantes- lo que reducía la carga de trabajo del corazón y la presión arterial más baja, y aquellas personas que no habían sufrido un ataque cardíaco previo. «Nuestro estudio muestra que residir en un vecindario con una gran densidad de zonas verdes -árboles, arbustos y otra vegetación- puede ser bueno para la salud de su corazón y vasos sanguíneos», señaló Aruni Bhatnagar, autor principal del estudio. «De hecho, aumentar la cantidad de vegetación en un vecindario puede ser una influencia ambiental no reconocida en la salud cardiovascular y una intervención de salud pública potencialmente importante». Residir en un vecindario con una gran densidad de zonas verdes -árboles, arbustos y otra vegetación- puede ser bueno para la salud de su corazón y vasos sanguíneos Los hallazgos fueron independientes de la edad, el sexo, el origen étnico, el estado de fumador, la privación del vecindario, el uso de estatinas y la exposición en la carretera. Si bien es cierto que algunos estudios previos ya había sugerido que los espacios verdes del se asocian con efectos positivos en la salud y el bienestar físico y psicosocial en general, así como con la reducción de las tasas de muerte por enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y la mejora de las tasas de supervivencia del accidente cerebrovascular, sin embargo, matiza estos informes están limitados en gran medida por la ‘fiabilidad’ de sus cuestionarios autoinformados y los registros y evaluaciones a nivel de área.

Dormir poco, o mucho, no es bueno para la salud cardiovascular

El tiempo que dormimos, incluidas las siestas diurnas, está relacionado con su riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y muerte, según un estudio de más de 116.000 personas en siete regiones del mundo, publicado hoy en el «European Heart Journal». El estudio concluye que tanto dormir poco, como hacerlo en gran cantidad no es conveniente para nuestra salud cardiovascular. Los investigadores han visto que las personas que dormían más tiempo de la recomendado -de seis a ocho horas al día- tenían un mayor riesgo de morir o desarrollar enfermedades cardio o cerebrovasculares. Así, el informe señala que, en comparación con las personas que dormían el tiempo recomendado, los que durmieron ocho a nueve horas al día, tenían un riesgo mayor del 5%; las personas que dormían entre las nueve y las diez horas diarias tenían un riesgo mayor del 17% y las que dormían más de diez horas diarias tenían un riesgo mayor del 41%. El estudio además, ha encontrado un aumento del riesgo del 9% para las personas que durmieron un total de seis horas o menos, pero este hallazgo no era estadísticamente significativo. La falta de sueño podría ser un factor asociado a la muerte y a la enfermedad cardiovascular, mientras que dormir demasiado puede indicar enfermedades que aumentan el riesgo Los investigadores han visto, asimismo, que por cada 1.000 personas que duermen seis horas o menos por noche, 9,4 desarrollaron enfermedad cardiovascular o fallecieron al año; esto ocurrió en 7,8 de los que durmieron de seis a ocho horas, 8,4 de los que dormían de ocho a nueve horas, 10,4 de los que dormían de nueve a diez horas y 14,8 de los que dormían más de diez horas. El autor principal, Chuangshi Wang, de la Universidad de McMaster, en Ontario (Canadá), explica que el trabajo«muestra que la duración óptima del sueño estimado es de seis a ocho horas al día para los adultos». Ahora bien, comenta, debido a que se trabaja de un estudio observacional, «solo puede mostrar una asociación en lugar de una relación causal; es decir, no podemos afirmar que el exceso de sueño en sí mismo cause enfermedades cardiovasculares. Sin embargo -añade- la falta de sueño podría ser un factor asociado a la muerte y a la enfermedad cardiovascular, mientras que dormir demasiado puede indicar enfermedades que aumentan el riesgo». 21 países A diferencia de otras investigaciones, que han sugerido una relación entre el sueño y la muerte o enfermedades cardiovasculares pero con resultados contradictorios, esta investigación ha examinado a 116.632 adultos de entre 35 y 70 años en 21 países con diferentes niveles de ingresos en siete regiones geográficas (América del Norte y Europa, América del Sur, Oriente Medio, Asia meridional, Asia sudoriental, China y África). Todos ellos formaban parte del estudio de 'Epidemiología Rural Urbana Prospectiva' (PURE) que comenzó en 2003. Durante el seguimiento de casi ocho años, 4.381 personas fallecieron y 4.365 sufrieron un problema cardiovascular importante, como un ataque cardiaco o un ictus. Los resultados también muestran que las personas que dormían seis o menos horas por la noche, pero echaban una siesta diurna y, por lo tanto, dormían un promedio de 6,4 horas al día en total, registraban un riesgo ligeramente mayor en comparación con los que dormían entre seis y ocho horas por la noche sin una siesta diurna, pero este hallazgo no fue estadísticamente significativo. Siestas «Aunque las siestas diurnas se asociaron con un mayor riesgo de muerte o problemas cardiovasculares en las personas que duermen lo suficiente o durante más tiempo a lo largo de la noche, no fue así en las personas que dormían menos de seis horas por la noche. En estas personas, una siesta durante el día parecía compensar la falta de sueño nocturno y para mitigar los riesgos», agrega Wang. El profesor Salim Yusuf, investigador principal del estudio PURE, y profesor de la Universidad de McMaster concluye: «Debemos tratar de dormir entre seis y ocho horas al día. Podría ser útil que los médicos incluyan preguntas sobre la duración del sueño y si se duerme siesta durante el día en las historias clínicas de sus pacientes para identificar a personas con alto riesgo».
Ahora en portada
carlinopticabeepfonda

VEA MÁS NOTICIAS

Noticias Mallorca