Sociedad
Empieza el tratamiento aéreo contra la plaga de lagarta peluda en puntos concretos en once municipios de Mallorca

Empieza el tratamiento aéreo contra la plaga de lagarta peluda en puntos concretos en once municipios de Mallorca

Actualizado el 16/05/2019 12:12                Compartir

El proyecto de control integral de la lagarta peluda (Lymantria dispar) de la encina en Mallorca para el periodo 2019-2022 inicia, este jueves, la fase de tratamiento aéreo en puntos concretos de once municipios de Mallorca.

Los ayuntamientos implicados son los siguientes: Sencelles, Lloret, Sant Joan, Sineu, Costitx, Inca, Llubí, Muro, Búger, Esporles y Valldemossa. Todos ellos han solicitado y autorizado por escrito esta actuación al Servicio de Sanidad Forestal de la Direcció General d'Espais Naturals i Biodiversitat. Los otros dos municipios afectados por la plaga, Bunyola y Santa Maria, han pedido que no se actuara por vía aérea porque consideran que para la afectación que tienen registrada no merece la pena el esfuerzo.

La Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca ha remitido a los consistorios implicados los mapas que indican la superficie donde se prevé actuar (también consultables en http://www.caib.es/sites/sanitatforestal/ca/mapes_tractament_aeri/).

La Conselleria ha solicitado a cada ayuntamiento una persona de contacto, que será avisada del día en que se realice el tratamiento en su municipio.

El producto fitosanitario que se aplicará es el Bacillus thuringiensis en la variedad Kurstaki (BTK). Se trata de un producto expresamente autorizado para ser aplicado mediante la vía aérea. Su principio activo es una bacteria naturalmente presente en la vegetación y en el suelo. Su uso es compatible con la agricultura ecológica y es respetuoso con las abejas. En ningún caso se aplicará en núcleos urbanos o masas de agua.

La técnica de aplicación será en volumen ultrabajo, que consiste en pulverizar el producto a una dosis de 1,5 a 3,5 litros por hectárea. Los equipos aéreos irán dotados de tecnología DGPS, que les proporcionará ubicación de los encinares a tratar y registrará las rutas de paso y tratamiento, así como la velocidad de vuelo y la dosis de producto aplicada. Técnicos de campo evaluarán constantemente la deposición correcta del producto, la deriva y las condiciones meteorológicas, el medio aéreo y el cumplimiento de los requisitos exigidos con respecto al producto.

La lagarta peluda es un insecto lepidóptero, que en fase larvaria se alimenta de hojas y brotes de encinas, principalmente, pero también de otros vegetales. Puede provocar efectos importantes sobre la masa donde afecta: defoliaciones, debilitamiento, pérdida de la cubierta vegetal, pérdida de suelo, alteración de las cadenas tróficas de varias especies de la fauna autóctona y cambios en los procesos ecológicos de las superficies forestales afectadas, entre otros.

Aparece cíclicamente, con episodios epidémicos que pueden tener una duración de entre 3 y 5 años, en los cuales provocan defoliaciones intensas. Si estas defoliaciones se repiten año tras año acompañadas de una climatología extrema, numerosos patógenos, como el gorgojo del roble (Cerambyx cerdo) y la degradación de la parte regenerada, podrían comprometer seriamente la supervivencia de los encinares.

Durante la primavera de 2018 tuvo lugar en Mallorca una explosión repentina de la plaga de la lagarta peluda, especialmente concentrada en el centro de la isla, que afectó 4.529,85 ha de encinar. De estas, 622,43 ha se encuentran en nivel de máxima afectación con defoliaciones totales, que constituyen focos más o menos continuos en la masa.

El conseller de Medi Ambient, Agricultura i Pesca, Vicenç Vidal, firmó, el pasado día 4 de abril, una resolución donde hacía constar la existencia de la plaga de la lagarta peluda en Mallorca y declaraba de utilidad pública las medidas fitosanitarias que se adopten para controlarla en las superficies forestales con formaciones de encinar. Esta resolución pasó por exposición pública y todos los actores afectados pudieron hacer alegaciones.

Hay que recordar que la fase de tratamiento terrestre de este Plan integral empezó el pasado día 25 de abril y que todavía no ha finalizado. Hasta el día 10 de mayo, se trataron 16 parcelas en la localidad de Costitx, 14 en Llubí y 7 en Inca.

En este caso, el tratamiento consiste en pulverizar los encinares mediante un cañón montado encima de una camioneta. Se rocía un producto biológico formulado a partir de la materia activa Bacillus thuringiensis. El tratamiento está planificado y coordinado por el Servicio de Sanidad Forestal y lo ejecuta el Ibanat.

Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca