Economía
Todas las islas se conectan entre ellas con la red eléctrica, con la península y con la red europea

Todas las islas se conectan entre ellas con la red eléctrica, con la península y con la red europea

Actualizado el 13/07/2020 12:43                Compartir

Red Eléctrica de España, como operador y transportista único del sistema eléctrico español, ha realizado con éxito la unión eléctrica de todas las Islas Baleares tras la puesta en servicio de la nueva interconexión que une Menorca y Mallorca. Ahora sí, todas las islas se conectan entre ellas, con la península y con la red europea. Este nuevo hito supone un gran salto en la transición energética en el archipiélago que, en 2019, pasó de cubrir su demanda con fuentes renovables de un 6,5% a un 15% gracias a la aportación de la interconexión con la península.

Para la presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, “se trata, sin duda, de uno de los proyectos en los que más dedicación y empeño ha puesto la compañía. Gracias a este nuevo enlace, Menorca deja de ser una isla eléctrica”. Así lo ha puesto de manifiesto durante el acto institucional celebrado hoy en Ciutadella y que pone el broche a tantos meses de trabajo. Al acto, junto a Corredor, han asistido la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera; la presidenta del Gobierno de las Islas Baleares, Francina Armengol; la presidenta del Consejo Insular de Menorca, Susana Mora; el vicepresidente y Consejero de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes; y la alcaldesa del Ayuntamiento de Ciutadella, Joana Gomila.

La puesta en servicio de este nuevo enlace es el resultado del trabajo ininterrumpido efectuado desde que, el 2 de noviembre de 2018, el Consejo de Ministros declarara su utilidad pública y concediera la autorización administrativa para su construcción. Así, en un plazo 18 meses, Red Eléctrica ha completado las diversas fases de ejecución del proyecto, continuando incluso los trabajos en el periodo de mayor paralización de la actividad durante el estado de alarma decretado ante la pandemia por la COVID-19, al declarar las autoridades competentes esta infraestructura de carácter esencial para el sistema eléctrico. El esfuerzo realizado por Red Eléctrica, de manera coordinada con diferentes administraciones de ámbito estatal, autonómico y local, así como con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ha permitido incluso adelantar los plazos comprometidos a pesar de la excepcionalidad de la emergencia sanitaria mundial.

En palabras de la vicepresidenta cuarta del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, “esta infraestructura refuerza la calidad y seguridad del suministro eléctrico en Menorca; reduce de forma inmediata las emisiones asociadas al sistema eléctrico balear y prepara a Illes Balears para avanzar hacia un futuro plenamente renovable antes de mitad de siglo. De hecho, este camino ya ha comenzado. En 2019, y gracias a las interconexiones existentes con la península, el consumo renovable del archipiélago se duplicó hasta alcanzar el 15%”.

La presidenta del Govern de las Illes Balears, Francina Armengol, ha agradecido por su parte la respuesta ofrecida tanto por el Gobierno de España como por Red Eléctrica, para acelerar la instalación de la nueva infraestructura en colaboración con el resto de administraciones. “La situación requería que se actuase de la forma más rápida posible y cumpliendo los plazos de una obra técnicamente muy compleja, y así se ha conseguido a pesar de las dificultades”, ha celebrado Armengol. “Además de ofrecer seguridad en el suministro a Menorca”, ha destacado también sobre la nueva conexión, “dará más estabilidad, garantías y calidad al conjunto del sistema energético balear”.

Para Juan Pedro Yllanes, vicepresidente del Govern Balear y consejero de Transición Energética y Sectores Productivos, “con este cable las dos islas quedan unidas en los dos sentidos. Proporciona energía desde Mallorca a Menorca pero también, en cuanto esté en marcha la apuesta que tenemos a favor de las renovables, permitirá que el excedente que se produzca en los días de invierno pueda ser trasladado a Mallorca. Por tanto, el cable no tan solo interconecta, sino que da más estabilidad a los dos sistemas y mayor garantía y calidad al suministro eléctrico”.

Por su parte, la alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila, ha señalado que “el Ayuntamiento pone en valor la entrada en servicio del enlace eléctrico que une Menorca y Mallorca y que puede garantizar el suministro eléctrico para evitar apagones como el ocurrido en octubre de 2018”. La alcaldesa ha recordado el compromiso del Ayuntamiento con la sostenibilidad y con la Estrategia Menorca 2030 y ha concluido destacando, “nuestra apuesta por un modelo basado en las renovables y las energías limpias, respetuoso con el medio ambiente y que debe asegurarnos la máxima autonomía energética como isla Reserva de la Biosfera".

REE apuesta por las Baleares

Este nuevo enlace es un ejemplo más de la apuesta que Red Eléctrica viene realizando por Menorca, y por las Baleares en su conjunto, en los últimos años. Con él la red de transporte de la isla está dimensionada y preparada para absorber, en condiciones de seguridad, un montante de nueva generación renovable muy significativo, permitiendo también que desarrollos de energía renovable en la isla de Menorca puedan evacuar a través de la red de transporte.

En este sentido, la presidenta del Consejo insular de Menorca, Susana Mora, ha asegurado que “el restablecimiento del cable aporta y refuerza la seguridad, la estabilidad y la calidad del suministro eléctrico de Menorca y nos permite seguir avanzando en nuestro proyecto de energías renovables y de descarbonización de Menorca, ya que este cable también permitirá exportar la energía producida en Menorca hacia el exterior. Una pieza clave para nuestro proyecto de isla, para la 'Estratègia Menorca 2030'”.

Los 84 millones invertidos en esta interconexión submarina se suman a los más de 55 millones y medio que, desde 2010, año en que Red Eléctrica asumió la gestión de los activos de la red en Baleares, ha destinado al mantenimiento y adecuación a los mejores estándares en la isla de Menorca: con la instalación de nuevos sistemas de control y de servicios auxiliares en el 100% de las subestaciones; la renovación de todos los sistemas de protección de las líneas o la sustitución del 66% de los apoyos de 132 kV, entre otras mejoras introducidas para dar garantía, fiabilidad y seguridad a la red eléctrica menorquina.

Con esta nueva infraestructura la compañía da un paso más. Para Beatriz Corredor “hemos hecho un gran esfuerzo para poner al servicio de la sociedad menorquina, de sus ciudadanos, sus empresas y sus servicios una instalación que en un momento tan trascendental como el que vivimos tras la pandemia será también un soporte para la recuperación económica del archipiélago, impulsando su proceso de transición energética”.

En cuanto al conjunto del sistema balear, desde 2010, Red Eléctrica ha invertido más de 1.000 millones de euros en su mantenimiento y desarrollo y singularmente en interconexiones submarinas. Gracias a estas inversiones, la calidad del servicio en las Baleares es hoy equivalente a la del sistema peninsular y el europeo. Además, hemos evitado la emisión anual de más de 500.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, principalmente por la aportación procedente del enlace con la península, que el año pasado cubrió cerca del 28% de la demanda total balear, reduciendo así la generación en el archipiélago. De hecho, desde el pasado 1 de enero el carbón ha desaparecido del mix energético balear en aplicación de las directivas europeas.

Un reto tecnológico

El nuevo enlace entre Menorca y Mallorca está formado por un cable terrestre-submarino tripolar de 132kV, que pesa alrededor de 2.300 toneladas (56,5 kg por metro) y conecta las subestaciones de Ciudadela y Cala Mesquida, en Menorca y Mallorca, respectivamente. El trazado submarino es de 41,7 km, con una profundidad máxima de 86 metros, y el terrestre transcurre por 12,5 km en Menorca y 742 metros en Mallorca. Los tramos terrestres del enlace son, en ambas islas, soterrados.

En ambos extremos, la llegada del enlace a la costa se efectúa mediante perforación horizontal dirigida, una técnica que permite la instalación de una canalización subterránea con un control absoluto. De esta manera es posible evitar los obstáculos del terreno y garantizar la mínima repercusión ambiental, especialmente a través de la salvaguarda de las praderas de fanerógamas y de posidonia en ambos extremos costeros.

En el caso de Cala en Bosc, la perforación horizontal dirigida cuenta con 310 metros de longitud total con una profundidad máxima de 25 metros, mientras que, en el caso de Cala Mesquida, tiene una longitud de 800 metros, con un recorrido submarino de profundidad máxima de 20 metros y un recorrido terrestre de 276 metros bajo la playa.


Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca