Cultura

Profesores advierten de la ilegalidad del aprobado general

Profesores advierten de la ilegalidad del aprobado general

Actualizado el 17/04/2020 06:35                Compartir

"El gobierno está trasladando a los profesores y centros de enseñanza la responsabilidad de una gravísima infracción de la ley. Una ley orgánica no puede corregirse con un acuerdo de una Conferencia Sectorial ni por un decreto ni por una ley ordinaria".

La nota de prensa de ministerio, en que se da cuenta de los acuerdos alcanzados por la Conferencia Sectorial de Educación de ayer, 15 de abril, dice que "la promoción de curso será la norma general", debiendo ser el claustro de profesores en su conjunto quien tome la decisión: "Una decisión que, en todo caso, será tomada por el claustro de profesores en su conjunto".

Pues bien, resulta que los artículos 28 y 36 de la LOE dicen con toda claridad que, en ESO y Bachillerato, no pueden promocionar de curso los alumnos con más de dos asignaturas suspendidas, y muy excepcionalmente con tres.

Aún es más grave la infracción de la ley en el caso de la titulación de Graduado de Secundaria de Bachilerato. Los artículos 29, 31 y 36bis de la LOE impiden titular a los alumnos de Cuarto de ESO con más de dos asignaturas suspendidas y a los alumnos de segundo de Bachillerato con una o más asignaturas suspendidas. Sin embargo, el acuerdo de la Mesa Sectorial de Educación establece que la "titulación debe ser la práctica habitual para aquellos alumnos que finalicen 4º de ESO o 2º de Bachillerato y FP", lo que supone que los profesores, para dar la titulación, se obligan, mediante decisión de claustro, a aprobar a los alumnos que no reúnan los requisitos de asimilación de contenidos y competencias.

Los profesores no deben hacer otra cosa que cumplir la ley, por lo que no pueden aprobar la promoción y titulación general de los alumnos. PLIS. Educación, por favor exige que la Ministra asuma su responsabilidad, dictando mediante una norma de rango legal suficiente y no con meras declaraciones o decretos inservibles, la promoción y la titulación general, y no escudarse en los claustros de profesores, convertidos en hombres de paja. "Un claustro de profesores reunido para aprobar lo que dice la ministra sencillamente no es imaginable, sería un suicidio profesional".

Además del aspecto legal, se ha de considerar el aspecto pedagógico del asunto. El acuerdo anunciado por la ministra supone un desprecio a la profesionalidad de los docentes,una intromisión en el trabajo de profesionales de la docencia, que saben bien cómo han de evaluar en estas circunstancias.

"Por último, el acuerdo de la Conferencia Sectorial tendrá un efecto tremendo en el profesorado, lanzará a los padres y a los alumnos contra los profesores, que sufrirán una presión brutal para ir a las juntas de evaluación con los aprobados preparados".


Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca