esco
Sociedad
CCOO y UGT demandan más protección social para los trabajadores y trabajadoras afectados por la crisis

CCOO y UGT demandan más protección social para los trabajadores y trabajadoras afectados por la crisis

Actualizado el 24/03/2020 06:50                Compartir

En primer lugar, CCOO y UGT consideran que cualquier actividad que no esté en condiciones de garantizar el cumplimiento de los protocolos de seguridad, debe cancelarse. Es evidente que hay numerosas actividades que no deben paralizarse y otras que tienen que reconvertirse temporalmente.

Unai Sordo y Pepe Álvarez han reclamado más protección para los trabajadores y las trabajadoras ocupados que tienen que trabajar presencialmente, y en especial ha reclamado el suministro masivo de Equipos de Protección Individual (EPIs). Los protocolos de seguridad y las medidas de protección son imprescindibles para los trabajadores de sanidad, la ayuda domiciliaria o las residencias, así como para el conjunto de las empresas que mantienen su actividad, fundamental para mantener el sistema productivo, incluidos los servicios esenciales.

Ambos sindicatos han mostrado su disposición a colaborar en los procesos de adaptación de la producción de empresas hacia productos necesarios en esta emergencia sanitaria. Equipos de Protección Individual o respiradores son prioritarios. Para ello hemos pedido a la administración que coordine e impulse esa reorientación, así como a las empresas y organizaciones empresariales concernidas. Celebramos la disposición de todas las partes a hacerlo generando economías de escala que hagan más eficaz el proceso.

En segundo lugar, los secretarios generales de CCOO y UGT han demandado al Gobierno medidas de protección social adicional para los trabajadores y las trabajadoras, especialmente para los colectivos más vulnerables y que no están suficientemente protegidos por las políticas adoptadas por el Ejecutivo para hacer frente a las consecuencias de la crisis del coronavirus.

Entre ellos quienes hayan agotado la prestación por desempleo y las empleadas de hogar, demandantes de empleo sin cobertura de prestación alguna, eventuales del campo sin derecho a protección por desempleo, quienes han tenido que dejar su trabajo para dedicarse al cuidado de menores y mayores dependientes, para los que demandan un subsidio, o las personas con problemas paga pagar el alquiler, para los que han planteado algún sistema de moratoria.

En tercer lugar, ambos sindicatos han reclamado el aumento de las garantías de mantenimiento del empleo, impedir los despidos individuales, condicionar las ayudas adoptadas a que las empresas no destruyan empleo, o encarecer las indemnizaciones de despido para desincentivarlos en la práctica.

En cuanto a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES), han pedido la unificación de criterios sobre la tipología (por fuerza mayor o por causas económicas, organizativas o de producción) así como unificar criterios sobre el silencio administrativo, que no puede equipararse a la validación de los mismos.

Los dos sindicatos nos congratulamos del compromiso adquirido por el Gobierno para facilitar el acceso de los trabajadoras fijos discontinuos -que aun no habían sido llamados a su actividad anual (normalmente por estar vinculado el inicio de su actividad con la semana santa)- para que puedan acogerse a los ERTES que planteen sus empresas y acceder a la prestación de desempleo.

Por otro lado, han reclamado que se movilicen los recursos de la sanidad privada y una mayor participación en la resolución de la crisis, interviniendo si fuera necesario sobre los precios establecidos por la utilización de estas instalaciones. Toda la red sanitaria debe ponerse al servicio del bien común en un momento en el que se habilitan hospitales de campaña o se medicalizan hoteles.

Por último, han insistido en la necesidad de que esta crisis se afronte de una manera coordinada con la Unión Europea y que se movilicen más recursos del BCE y del MEDE. Estamos ante una crisis sustancialmente distinta a la de 2008. Esta afectará de forma simétrica a países del norte, centro y sur de Europa lo que hace previsible una respuesta distinta en la Unión Europea. Compartimos la demanda del Presidente del Gobierno de impulsar un plan Marshall en Europa, la mutualización de riesgos a través de los eurobonos, el impulso de más inversiones a través del Banco Europeo de Inversión, o la fijación de un seguro de desempleo comunitario. Precisamente por coherencia con todo ello, instamos al Ejecutivo a tomar más medidas que “no dejen a nadie atrás”, y apuesten por el mantenimiento del empleo y las empresas en el corto plazo, y el impulso de la actividad económica en el medio plazo.

Los secretarios generales de CCOO y UGT han demandado que se convoquen reuniones de inmediato con los distintos ministerios que permitan avanzar en estas materias y adoptar acuerdos y decisiones con urgencia.


Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca