Opinión
Entrevista a Antoni Ballester, impulsor del método del aprendizaje significativo en educación

Entrevista a Antoni Ballester, impulsor del método del aprendizaje significativo en educación

Actualizado el 16/03/2015 12:12                Compartir

La última evaluación del informe PISA refleja que los alumnos españoles siguen a la cola de la Unión Europea en educación y esto ha abierto una polémica respecto al modelo educativo que queremos. La realidad es que, aunque se siguen escalando posiciones de forma ligera, no deja de llamar la atención que nos encontramos por debajo de la media de los países de la OCDE, o, lo que es lo mismo, los países con las economías más desarrolladas del mundo en los conocimientos y destrezas que este informe mide cada tres años, y que sitúan a España por debajo de la media europea.

Hoy hablaremos de educación y lo haremos con Antoni Ballester, profesor de Secundaria y docente del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de las Islas Baleares e impulsor del método de aprendizaje significativo, un método por ahora de mucho éxito.

¿Qué es lo que está fallando, Antoni, para que los alumnos no vayan bien ni en Lengua, ni en Ciencias, ni en Matemáticas?

Bueno, pienso que hay una serie de factores que se han manejado hasta ahora, como es el número de alumnos por aula, que hay alumnado de diferentes nacionalidades, los cambios constantes de leyes de educación, el nivel socioeconómico de los padres..., pero no creo que sean los factores más importantes. Pienso que hay factores más importantes como la importancia que los padres dan al estudio de sus hijos, y el tema del profesorado, es decir, cómo el profesorado gestiona el aula y motiva a los alumnos a aprender.

Es decir, ¿Usted entiende, considera y cree que lo que falta en estos alumnos es una falta de motivación?

Sí, es muy importante la motivación, es decir, las personas estamos acostumbradas a decir las cosas cuando van mal y cuando van bien normalmente no decimos nada, porque pensamos que tienen que ir bien porque sí. Es importante animar, es importante, cuando las cosas se hacen bien, reforzarlas, que la conducta se repite cuando a un alumno o a una persona le dices que ha hecho algo bien. Pienso que es muy importante que los profesores animemos a los alumnos a avanzar, y que los padres también estemos atentos a la actividad educativa de los niños y jóvenes en la escuela.

Entonces, en este caso, ¿Acaso faltaría un poquito de atención por parte de los padres, y por parte del profesorado de interés para cambiar la metodología?

Sí, se necesita un cambio metodológico del profesorado, eso es evidente, porque la escuela se ha basado hasta ahora en el trabajo individual y los alumnos en fila, y actualmente los alumnos aprenden mucho en equipo, relacionando los conceptos, trabajando y ayudándose entre sí, y hace falta un cambio metodológico, no sólo con el trabajo en equipo sino también con las nuevas tecnologías.

Respecto a los padres, es muy importante animar, en el sentido de felicitar a los alumnos cuando han mejorado en algo. Por ejemplo, cuando escriben, hay que decirles: «¡Has mejorado la letra!» O bien: «¡Ah, qué bien que has presentado este trabajo! » O cuando llegan de la escuela: «¿Cómo ha ido por la escuela? ¿Qué dice la tutora o tutor? ¿Qué asignaturas has tenido hoy?». Es decir, que los niños y jóvenes vean que para los padres la escuela y el estudio es lo más importante.

Pensaba yo... una clase, por ejemplo de 25 alumnos (20-25 alumnos en cada una), dos no escuchan, cuatro miran hacia otro lado, otros dibujan en una hoja... ¿Cómo puede hacer el profesor que estos alumnos estén centrados, que escuchen, que puedan entender la materia que en aquel momento se explica? Porque acaso esto también es uno de los problemas que hay en nuestras aulas, esta falta de atención.

Sí. Un alumno, en la Educación Primaria o Secundaria, mayoritariamente hace dos cosas: o trabaja y aprende, o molesta, o también puede ser que esté distraído. A nosotros, los profesores, siempre nos interesa que trabaje y aprenda, y para conseguir que trabaje y aprenda debemos preparar el clima del aula para que el alumno esté interesado en lo que hace dentro de la escuela. Por lo tanto, tenemos que hacer la escuela atractiva, estimulante, interesante... Y es que nadie ha dicho que para aprender haya que sufrir. Aprender es una actividad realmente muy atractiva cuando fomentamos intencionadamente la motivación en el aula.

Usted es el impulsor del método de aprendizaje significativo, un método que está teniendo mucho éxito en muchos lugares y que me gustaría que nos explicara en qué consiste. Porque la verdad es que he tenido la oportunidad de leer y de ver de qué manera se trabaja de otra forma dentro del aula. Se hace mucho trabajo con mapas conceptuales... Explíquenos, Antoni, para las personas que nos escuchan y no conocen este método, en qué consiste.

Mire, uno de los problemas más grandes que tiene el maestro cuando entra en el aula es la variedad y diversidad de alumnos, es decir, normalmente tiene unos alumnos más avanzados, unos alumnos de nivel medio y unos alumnos que van más retrasados. La propuesta normalmente de los maestros hasta ahora ha sido decir lo que tenían que hacer los alumnos hacia la mitad. ¿Qué pasa? Que los más avanzados ya lo saben y los más atrasados ​​no llegan. Si la propuesta que hace el maestro es demasiado elevada, los de la mitad y los que van más atrasados ​​no llegan, y si es demasiado baja, los de la mitad y los avanzados se aburren.

Hay una manera de hacerlo que es que el maestro diga el trabajo que deben realizar los alumnos, el material que deben utilizar, pero no diga cómo, es decir, el cómo hacer el trabajo es responsabilidad de cada alumno. Esto genera más autonomía en los alumnos, les obliga a pensar, les obliga a mejorar lo que tienen que hacer, y esto genera un interés especial en el alumno, un interés mejor, lo que hace que se preocupen más del trabajo y, claro, ya no se distraiga y esté más ocupado.

Claro, con esta forma de trabajar el alumno se implica más. Es que no tiene alternativa.

Claro, es que el profesor ha pensado o la profesora ha pensado, antes de que el alumno haga una producción que esta lo motive realmente, porque los maestros muchas veces pensamos: «Es que no vienen motivados», pero, veamos, «¿Qué hacemos nosotros para motivarlos también?» Entonces, los maestros pueden crear, y tenemos muchos ejemplos de muchas escuelas y maestros que lo hacen muy bien, y escuelas enteras que lo hacen muy bien realmente, en que el maestro antes de entrar en la clase ha pensado «producciones de los alumnos que potencien intencionadamente estos factores: la motivación», y, claro, muchos de los problemas ya no se presentan.

Antoni, esta metodología se aplica y además funciona muy bien en Canarias, en Valencia, en Barcelona, en Argentina, en México, en Colombia... ¿En Mallorca se aplica en algunas escuelas?

Sí. En Mallorca hay algunos profesores que han empezado a trabajar con esta metodología, y que también les está dando buenos resultados. Como funcionamiento global de una escuela, en Mallorca no hay centros funcionando con esta metodología. Más bien es en otros lugares que realmente se aplica.

Hablamos de resultados para que la gente que nos escucha lo entienda: ¿De qué tipos de resultados podríamos hablar? Por ejemplo, aquel chico que acaso roza siempre el tres y medio, el cuatro, que le falta un punto para aprobar, con esta metodología qué resultados puede tener y con qué plazo de tiempo.

Bien, una vez que el profesor está formado con esta metodología, que esto se puede hacer prácticamente con un curso escolar y perfeccionarlo el segundo año, el profesor puede conseguir una mejora en tres puntos de las notas que sacan normalmente los alumnos.

¿En tres puntos?

Sí. Un alumno que saca un dos, podría sacar un cinco y un alumno que saca un tres podría sacar un seis.

Entiendo, Antoni, que si se aplicara este método desde que los alumnos son pequeños sería un éxito, ¿no? Para el futuro de nuestros estudiantes, empezando el método a tres, cuatro, cinco añitos, entiendo que de una manera diferente, porque hablamos de pequeños, de niños muy pequeños, a la larga sería muy beneficioso.

Sí, sería muy beneficioso no sólo con los alumnos de infantil para empezar, sino con los alumnos de sexto de primaria, de quinto, de secundaria, de cualquier curso y de cualquier asignatura, porque se puede aplicar a cualquier asignatura, es decir, una vez tenemos un profesor o una profesora formada con esta metodología a partir de entonces sus resultados mejoran.

Mira, los profesores dicen, entre otros comentarios: «No es que el alumno venga motivado al colegio, sino que viene entusiasmado».

Viene contento, llega contento.

Sí, dice: «Con esta nueva estrategia he conseguido integrar la gran diversidad que tengo en mis clases».

Si funciona tan bien, y ahora hablaremos, porque este método también se ha aplicado en la NASA, quiero decir que es algo que sale de aquí, si funciona bien, si funciona en Argentina, México, Colombia, Canarias, Valencia , Barcelona, en otras comunidades autónomas ... decía usted aquí también, pero menos, ¿Como es que no lo usamos? Porque realmente con los datos que tenemos sobre la mesa estos días en que se habla tanto de educación esto es una herramienta que está al alcance de cualquiera de nosotros, quiero decir, ustedes van a Internet, en la web www.aprendizajesignificativo.com, y encontrarán la información. Además hay un libro que ustedes se pueden descargar de forma gratuita: El aprendizaje significativo en la práctica. Cómo hacer el aprendizaje significativo en el aula., y es ponerse a trabajar.

Sí, es ponerse a trabajar. Sería importante que la Administración ayudara a este método o métodos a que den más resultados -si es que los hay-, quiero decir, si descubrimos métodos que den más resultados que estos que hemos hecho nosotros, pues sería mejor informar a los profesores sobre los métodos más avanzados que pueda haber, porque esto será un beneficio para nuestros alumnos.

Lo que pasa es que, claro, aquí en Mallorca siempre cuesta más porque es un proyecto mallorquín. Hay que decir que nos hemos asesorado con universidades de aquí, de las Islas Baleares, de la Autónoma de Barcelona y de la Universidad Pública de Navarra, y también con el profesor Novak de Estados Unidos. Es un proyecto mallorquín y que se está exportando fuera con buenos resultados. En el momento en que desde la Administración educativa, no sólo de esta comunidad autónoma sino de otras comunidades autónomas, se potencie entre el profesorado, se comunique al profesorado y se forme al profesorado con esta metodología, avanzará.


Una de las preguntas que siempre nos hacemos es ésta: ¿Cómo es que los resultados antes eran mejores que ahora, cuando teníamos clases con treinta y cinco o cuarenta alumnos y ahora hablamos de clases con veinte, veintidós o veinticinco alumnos y con resultados peores? ¿Cómo se explica? ¿Qué explicación tiene esto, Antoni?

Sí, mire, es que nosotros cuando íbamos a la escuela hace treinta, cuarenta o cincuenta años, la gran mayoría de alumnos hacían Primaria, bien, o hasta octavo de EGB, lo que ahora es primero y segundo de ESO. Entonces había una parte de los alumnos que iban a bachillerato.

En este momento son todos los alumnos, todos los que van a la escuela, prácticamente el 100% de la población de alumnos de niños y jóvenes van a la escuela. Hay factores añadidos, como el hecho de que hay diferentes nacionalidades, hay alumnos de diferentes países del mundo, hay alumnado de necesidades educativas especiales, que son alumnos que tienen especial dificultad para aprender o que tienen algún tipo de dificultad especial, que antes estaban con las familias o en escuelas especiales. Quiero decir que, hoy en día, el trabajo en el aula no es tan sencillo para un profesor de secundaria como lo era hace treinta o cuarenta años, porque la situación ha cambiado y no es comparable.


Como decía hace un momento, este método no sólo se aplica en las aulas, sino también en instituciones de ámbito mundial e internacional como la NASA, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, etc. Antoni, explíqueme usted, porque a mí me resulta difícil de entender, ¿Qué pueden tener en común la NASA y una clase, cualquier aula de hoy en día, cuando son dos cosas tan diferentes?

Sí, mire, porque utilizan los mapas conceptuales, que es una herramienta que lo que hace es relacionar los conceptos. Las personas, cualquier persona, para aprender, lo que hace es relacionar los conceptos, relacionar las palabras. Para que una persona aprenda bien... nosotros lo hacemos por ejemplo con un niño cuando es muy pequeño, que no conoce una palabra. Normalmente lo que hacemos es ponerle de ejemplo una palabra más sencilla y entonces la relacionamos con la palabra nueva. Las personas aprenden como si se tratara de un puzzle, como si fuéramos encajando las piezas de los conceptos, y realmente lo que hacemos con los conceptos, los que utilizamos para hablar, los que utilizamos en el lenguaje, es relacionarlos.

Si nosotros aprendemos con un tipo de esquema que se llama mapa conceptual, que lo que hace es relacionar estos conceptos, enseñaremos la forma que los alumnos aprenden, y, evidentemente, aprenderán mucho mejor.

¿Cómo se puede combinar esto con el tema?

Hay una manera de hacer que da muy buenos resultados, que es convertir estos catorce temas en ocho. Me explicaré: hay ocho meses efectivos de clase, porque entre que hay excursiones, hay el día de la paz, las charlas sobre educación vial, por ejemplo, o sobre las drogas, etc., tenemos ocho meses efectivos de clase. Si cogemos los temas que se parecen más, como por ejemplo países ricos y países empobrecidos, que son dos temas diferentes, y los juntamos y los convertimos en un solo tema haremos que estos catorce o quince temas de antes se conviertan en ocho, y entonces sí que tendremos más tiempo para desarrollar no sólo la metodología del aprendizaje significativo, sino para profundizar en cada uno de los temas sin angustiarse. Los alumnos podrán profundizar más en la información y mejorará mucho el clima y el funcionamiento de una clase.


Queda claro. Y, Antoni, ya para ir acabando, cuando hablamos de educación y, sobre todo últimamente, de que la educación se está politizando, yo no sé si demasiado, los recortes, esta politización de la educación, aunque esto no ayuda en absoluto a que los datos educativos mejoren.

No, mire. Politizar la educación no es un buen camino. Normalmente, para que digamos lo que digamos, ya sea defendiendo las ideas de un partido como las de otro, siempre hay una parte de razón. Lo que pasa es que es importante aislarse de los comentarios políticos de uno o del otro, porque realmente un comentario político en educación puede tener razón, pero el contrario también tiene su parte de razón.

Entonces es importante que vayamos en la dirección correcta y dejemos de seguir una idea o una propuesta que haga un partido u otro. Lo que tenemos que hacer es lo que científicamente está demostrado.

Le quería comentar una frase de Nelson Mandela que dice: «No puede haber una revelación más intensa de una sociedad que la forma en que trata a sus niños». Evidentemente, si queremos mejorar como sociedad, si queremos vivir en un mundo mejor, necesitamos mejores escuelas, escuelas centradas en la motivación de los alumnos, en la creatividad, en la imaginación y en el aprendizaje, y necesitamos unos padres preocupados por sus hijos.

Yo creo que el mensaje está claro. Queríamos hablar con el profesor Ballester porque aporta planteamientos muy interesantes. Yo los invito a todos ustedes a que lo lean en ww.aprendizajesignificativo.com en castellano, en www.aprenentatgesignificatiu.com en catalán o en www.meaningfulearning.eu en inglés. Y, además, a que se descarguen de forma gratuita el libro. Seguro que si lo leen les ayudará a entender muchísimas cosas, como nosotros hemos intentado hacer hoy de una manera breve, en este espacio que hemos dedicado a conversar con el profesor Ballester, como siempre de cosas muy interesantes.


Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca