La enfermedad celíaca, relacionada con un mayor riesgo de muerte prematura

Las personas con enfermedad celíaca tienen un mayor riesgo de morir prematuramente, a pesar de una mayor conciencia de la enfermedad en los últimos años y un mejor acceso a alimentos sin gluten, según un nuevo estudio del Instituto Karolinska en Suecia y la Universidad de Columbia publicado en la prestigiosa revista «JAMA». Este nuevo estudio vincula la enfermedad celíaca con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, cáncer y enfermedad respiratoria. Estudios anteriores ya habían demostrado un aumento moderado pero persistente de este riesgo pero, dado que la comida sin gluten está ya ampliamente disponible desde hace años, los investigadores se plantearon la hipótesis de que la enfermedad celíaca ya no debería asociarse con un mayor riesgo de muerte. Utilizando datos a nivel nacional de los departamentos de Patología de Suecia, vinculados a registros nacionales de salud, los investigadores del Instituto Karolinska y la Universidad de Columbia examinaron a casi 50.000 pacientes con enfermedad celíaca y su riesgo de muerte. La mortalidad general aumentó en un 21 por ciento en las personas con enfermedad celíaca En comparación con las personas de control en el estudio, la mortalidad general aumentó en un 21 por ciento en las personas con enfermedad celíaca. El aumento relativo en el riesgo de mortalidad estuvo presente en todos los grupos de edad y fue mayor en aquellos diagnosticados en el rango de edad de 18 a 39 años. «Sabemos que la enfermedad celíaca puede causar una serie de complicaciones a largo plazo que pueden afectar la esperanza de vida, pero este estudio examina a toda una población en la era más reciente, en un momento en que la conciencia de la enfermedad celíaca y el acceso a alimentos sin gluten está muy extendido», dice Benjamin Lebwohl, director de Investigación Clínica en el Centro de Enfermedades Celíacas de la Universidad de Columbia y primer autor del estudio. «A pesar de esto, encontramos que la enfermedad celíaca está asociada con consecuencias a largo plazo», apostilla. Las personas con enfermedad celíaca tenían un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, cáncer y enfermedad respiratoria. En comparación con los controles, el riesgo general de mortalidad fue mayor en el primer año después del diagnóstico, pero el aumento del riesgo persistió más de 10 años después del diagnóstico. El mayor riesgo también estuvo presente en pacientes diagnosticados durante los últimos años (2010-2017). «A pesar de esto, encontramos que la enfermedad celíaca está asociada con consecuencias a largo plazo» «La enfermedad celíaca se caracteriza por la inflamación, que generalmente es mala para la salud --explica el autor, Jonas F Ludvigsson, pediatra senior en el Hospital Universitario de Örebro y profesor de Epidemiología Clínica en el Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska--. Por lo tanto, no me sorprende que hayamos aumentado la mortalidad por varias causas de muerte en personas con enfermedad celíaca". El hecho de que los riesgos relativos fueron más altos en el primer año de seguimiento puede tener varias explicaciones, dice Jonas F. Ludvigsson. «La inflamación intestinal a menudo es más intensa en el momento del diagnóstico, y antes de que una dieta libre de gluten haya tenido un efecto en la curación de la mucosa. Otra posible explicación es que el diagnóstico celíaco puede haberse realizado en pacientes que estaban muy enfermos por otras causas», explica. En análisis separados, los autores ajustaron el estado socioeconómico y la comorbilidad, pero el mayor riesgo de mortalidad para las personas con enfermedad celíaca se mantuvo.

Desarrollan un sujetador inteligente que detecta el cáncer de mama en las primeras etapas

Un equipo de estudiantes de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, ha desarrollado un sujetador inteligente que permite detectar el cáncer de mama en las primeras fases de desarrollo. «Nuestra tecnología de ropa inteligente está diseñada para detectar el cáncer en las primeras etapas. Utiliza un método no invasivo e indoloro basado en el monitoreo frecuente por ultrasonido», explica Hugo Vuillet, uno de los integrantes del grupo que ha desarrollado el producto junto con la empresa IcosaMed. A diferencia de la tecnología de detección de cáncer existente que usa radiación, este nuevo dispositivo, bautizado como SmartBra, emite ondas de ultrasonido, como las empleadas en ultrasonido enfocado de alta intensidad (HIFU) y ultrasonido pulsado de baja intensidad (LIPU), para realizar exploraciones de ecografía para células potencialmente cancerosas. Las ondas de ultrasonido se generan utilizando sensores piezoeléctricos, que son dispositivos que funcionan con la energía generada cuando se aplica presión a un material piezoeléctrico. «Esta tecnología es lo que nos permite miniaturizar el sistema de detección de SmartBra para que sea cómodo de usar y casi imperceptible», dice Vuillet. Si el sistema detecta una masa sospechosa de células, alertará al usuario para que pueda programar una cita con un especialista. Esta tecnología de ropa inteligente podría conducir a un enfoque completamente revolucionario para la prevención del cáncer. Según Max Boysset, Fundador y CEO de IcosaMed: «También podría ser una alternativa a los tratamientos convencionales, que son caros y tienen efectos secundarios importantes que afectan significativamente la calidad de vida de los pacientes. Nuestro sistema podría hacer más que detectar cáncer: esperamos que algún día también pueda actuar de manera preventiva y emitir ondas de ultrasonido de dosis bajas casi continuas de manera controlada para estimular la apoptosis (proceso autodestrucción celular) en la masa cancerosa». Boysset ha explicado que en este momento están recaudando fondos para llevar a cabo el proyecto. La idea es que primero se venda inicialmente a mujeres que ya han sido diagnosticadas con cáncer, para que puedan controlar su condición diariamente. Luego, el mercado objetivo se ampliará a las mujeres con una predisposición genética a desarrollar cáncer, y, finalmente, SmartBra se comercializará para todas las mujeres. Si todo va según lo planeado, SmartBra podría allanar el camino para otros productos de alto potencial que usan textiles inteligentes, como ropa interior y trajes, para detectar y prevenir otros tipos de cáncer.

La transmisión comunitaria del coronavirus en Wuhan comenzó en enero

Sí, el coronavirus ya circulaba totalmente por Wuhan en el mes de enero y la transmisión comunitaria era ya una realidad. Lo confirma hoy una investigación que se publica en «Nature Microbiology» que ha analizado más de 600 muestras recogidas de la garganta entre 6 de octubre de 2019 al 21 de enero de 2020 en pacientes que presentaban una enfermedad similar a la gripe. Los resultados mostraron que de los 640 hisopos de garganta analizados, 9 ya tenía el coronavirus SARS-CoV-2. Estos hallazgos sugieren que la transmisión comunitaria del SARS-CoV-2 se estableció en Wuhan a principios de enero. Man-Qing Liu y sus colegas del Centro para el Control de Enfermedades de Wuhan investigaron de forma retrospectiva la presencia de SARS-CoV-2 entre pacientes locales con enfermedad similar a la gripe, caracterizada por una fiebre repentina de más de 38 ° C y tos o dolor de garganta. Los autores encontraron que nueve de los hisopos analizados nuevamente dieron positivo para el ARN del SARS-CoV-2. Los autores reexaminaron 640 hisopos de garganta recolectados de pacientes durante un período de 16 semanas, que coincidió con el pico invernal de gripe y otras enfermedades respiratorias. Las muestras formaban parte de un programa de vigilancia de la gripe. Los pacientes de esta cohorte, de dos hospitales nacionales centinela de la gripe en Wuhan, eran 315 hombres y 325 mujeres de entre 9 meses y 87 años de edad. Los autores encontraron que nueve de los hisopos analizados nuevamente dieron positivo para el ARN del SARS-CoV-2. Estos nueve pacientes provenían de diferentes distritos del área metropolitana de Wuhan y sus alrededores, lo que proporciona evidencia de transmisión comunitaria en esta área a principios de enero de 2020. Este trabajo agrega información para comprender la etapa inicial de la pandemia actual.

Descubierta una nueva diana para destruir el reservorio del VIH

El hallazgo, publicado en la revista PNAS, demuestra por primera vez que dichas células contribuyen al rebote viral si se detiene el tratamiento. Cuando una persona con VIH deja el tratamiento antirretroviral, los virus que se hallaban en las células en estado latente despiertan y se multiplican, obligando a la persona a retomar la medicación en cuestión de semanas. Estas células en estado latente son lo que se denomina reservorio del VIH, y hasta ahora se creía que se encontraba principalmente en las células T periféricas del sistema inmunitario. Ahora, científicos de la Universidad de Miami y del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, centro impulsado por la Fundación la Caixa y el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, han descrito en la revista PNAS otro tipo de células que también actúan como reservorio y que contribuyen al rebote viral: los macrófagos. Los macrófagos son células del sistema inmunitario que, a pesar de no ser la principal diana del VIH, pueden ser infectadas y almacenar virus en su interior. Aunque se había estudiado el reservorio viral en dichas células anteriormente, saber que contribuyen al rebote viral demuestra que son una diana importante para las nuevas estrategias de erradicación del VIH. Los macrófagos son células del sistema inmunitario que, a pesar de no ser la principal diana del VIH, pueden ser infectadas y almacenar virus en su interior Así, este nuevo estudio describe la existencia de partículas víricas que tienen preferencia por infectar macrófagos y demuestra que parte de los virus que aparecen en la sangre cuando hay un rebote viral provienen de estas células. «El descubrimiento es de gran relevancia para los que nos dedicamos a buscar estrategias de erradicación del VIH, ya que hasta ahora no estaba claro qué partes del reservorio contribuían al rebote viral si se detiene el tratamiento», explica Christian Brander, investigador ICREA en IrsiCaixa. «El estudio del reservorio viral se había centrado principalmente en las células T del sistema inmunitario, porque son las que mayoritariamente infecta el VIH», indica Javier Martínez-Picado, investigador ICREA en IrsiCaixa. «Nosotros nos propusimos estudiar el reservorio en los macrófagos, que se encuentran en los tejidos y que no son las preferidas del VIH pero pueden ser infectadas». Estudiar el reservorio de VIH en macrófagos es complejo, ya que estas células residen en tejidos de difícil acceso, como el sistema nervioso central. Para llevar a cabo este trabajo, los investigadores recogieron plasma de seis personas que habían detenido su tratamiento antirretroviral en el contexto de un ensayo clínico. En todos ellos el virus había rebotado, por lo que volvían a tener la carga detectable en sangre. «Queríamos saber de dónde venían los virus que reaparecen en la sangre cuando se interrumpe el tratamiento antirretroviral y observar si era posible que procedieran de los macrófagos», señala Brander. Las estrategias orientadas a eliminar el reservorio o diseñar vacunas frente al VIH deberán tener en cuenta que también hay que acabar con estos virus residentes en los macrófagos A partir de las muestras de plasma de los pacientes, los científicos han generado clones del VIH con diferentes proteínas de la envuelta viral y han estudiado qué capacidad tienen para infectar macrófagos o células T. Los resultados muestran que dependiendo del tipo de proteínas que formen la envuelta viral, existen virus que infectarán mejor los macrófagos que otro tipo de células. Los científicos han podido demostrar también que algunos de estos virus con preferencia por los macrófagos se habían establecido antes de que el paciente interrumpiera la terapia y, por tanto, venían originariamente de reservorios ubicados en dichas células. «Cuando el virus sale de la célula que infecta, se lleva su membrana para crear la envuelta viral. Estudiando dicha envuelta podemos saber de dónde vienen estos virus y así hemos detectado que los macrófagos actúan como reservorio y son capaces de producir virus infecciosos», expone Brander. Las estrategias orientadas a eliminar el reservorio o diseñar vacunas para erradicar el VIH deberán tener en cuenta que también hay que acabar con estos virus residentes en los macrófagos. «Descubrimientos como este añaden retos en la lucha contra el VIH, pero conocer cómo funciona el virus también nos ayuda a mejorar las nuevas estrategias de cura», concluye Martínez-Picado.

Una vacuna logra proteger a ratones frente a un primo hermano del coronavirus

Investigadores de la Universidad de Iowa y la Universidad de Georgia (EE.UU.) han desarrollado una vacuna que protege totalmente a los ratones contra una dosis letal de MERS, un primo hermano del coronavirus SARS-CoV2 que causa COVID-19. La vacuna utiliza un virus inofensivo para administrar una proteína de coronavirus MERS en las células para así generar una respuesta inmune. Los resultados, publicados hoy en mBio y pueden ser prometedores a la hora de desarrollar vacunas contra otras enfermedades causadas por coronavirus, incluido COVID-19. El equipo dirigido por Paul McCray, de la Facultad de Medicina UI Carver, y Biao He, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Georgia (EE.UU.), evaluaron a un candidato a la vacuna MERS en ratones diseñados para ser susceptibles al coronavirus MERS. Todos los ratones vacunados sobrevivieron a una dosis letal del coronavirus MERS. La vacuna es un virus de parainfluenza inocuo (PIV5) que transporta la proteína «espiga» que MERS usa para infectar las células. Todos los ratones vacunados sobrevivieron a una dosis letal del coronavirus MERS. «Nuestro nuevo estudio indica que PIV5 puede ser una «plataforma de vacuna» útil para enfermedades emergentes de coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, el virus que causa la pandemia de COVID-19», explica McCray. «Utilizando la misma estrategia, se han generado candidatos a vacunas basados en PIV5 que expresan la proteína espiga de SARS-CoV-2. Estamos planeando más estudios en animales para evaluar la capacidad de las vacunas basadas en PIV5 para prevenir la enfermedad causada por SARS-CoV- 2». MERS (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) y COVID-19 están causados por coronavirus. MERS es más mortal y es fatal en aproximadamente un tercio de los casos conocidos, pero solo ha habido 2.494 casos desde 2012, cuando apareció el virus por primera vez. Sin embargo, ha habido más de 1,25 millones de casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo desde que surgió por primera vez a fines de 2019 en Wuhan, China, y casi 70.000 personas han fallecido a causa de la enfermedad. El estudio encontró que solo una dosis relativamente baja de la vacuna administrada a los ratones por vía intranasal (inhalada por la nariz) era suficiente para proteger completamente a todos los ratones tratados de una dosis letal de coronavirus MERS. Cuando los investigadores analizaron las respuestas inmunitarias generadas por la vacuna, encontraron que se producían tanto anticuerpos como células T protectoras. Sin embargo, la respuesta de anticuerpos fue bastante débil y parece muy probable que el efecto protector de la vacuna se deba a la respuesta de las células T en los pulmones de los ratones. Parece muy probable que el efecto protector de la vacuna se deba a la respuesta de las células T en los pulmones de los ratones. Los expertos señalan varios factores que hacen que PIV5 que expresa una proteína de pico de coronavirus sea una plataforma atractiva para el desarrollo de vacunas contra coronavirus emergentes. Primero, el PIV5 puede infectar a muchos mamíferos diferentes, incluidos los humanos, sin causar enfermedades. PIV5 también se está investigando como una vacuna para otras enfermedades respiratorias, incluido el virus sincitial respiratorio (VSR) y la gripe. En segundo lugar, el hecho de que una dosis baja de la vacuna fuera suficiente para proteger a los ratones podría ser beneficioso para crear suficiente vacuna para la inmunización masiva. Y finalmente, este candidato del estudio actual ha sido la vacuna para el MERS más efectiva hasta la fecha en modelos animales de la enfermedad.

Descubren que un antiparasitario puede matar al coronavirus en 48 horas en pruebas «in vitro»

Un equipo de investigadores australianos ha demostrado que la ivermectina, un medicamento antiparasitario, puede matar el coronavirus en 48 horas en pruebas «in vitro», según un estudio que publica «Antiviral Research». Una línea de investigación que también sigue en España el Centro Iberoamericano de Biodiversidad (CIBIO) de la Universidad de Alicante (UA), grupo de investigación de referencia que trabaja en la efectividad del antiparásito ivermectina contra el coronavirus, informa Ep. Los expertos de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia) advierten de que las pruebas se han realizado en cultivos celulares y que aún es necesario realizar ensayos en personas, informa Efe . Una sola dosis de ivermectina «podría detener el crecimiento del SARS-CoV-2 en un cultivo celular, erradicando de manera efectiva todo el material genético del virus en un plazo de 48 horas». El próximo paso ahora, señala la universidad en un comunicado, «es determinar las dosis humana correcta», asegurándose de que la necesaria para tratar eficazmente el virus «in vitro» es de un nivel seguro para las personas. El uso de la ivermectina para combatir la COVID-19 depende de las pruebas preclínicas y los ensayos clínicos, y «se necesita urgentemente financiación para avanzar en el trabajo», agrega la nota. Este fármaco aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) también ha demostrado ser eficaz «in vitro» contra una amplia gama de virus, incluidos el VIH, el dengue, la gripe y el virus Zika. La autora principal del estudio Kylie Wagstaff, de la Universidad de Monash, explicó que habían descubierto que «incluso una sola dosis podía esencialmente eliminar todo el ARN viral en 48 horas y que, incluso en 24 horas, había una reducción realmente significativa». Wagstaff destacó, sin embargo, que las pruebas para el estudio se realizaron «in vitro» y que es necesario hacer ensayos en personas. «En tiempos en los que estamos teniendo una pandemia global y no hay un tratamiento aprobado, si tuviéramos un compuesto que ya estuviera disponible en todo el mundo, eso podría ayudar a la gente antes. Siendo realistas -consideró la investigadora-, pasará un tiempo antes de que una vacuna esté ampliamente disponible». El uso de esta medicina para combatir la COVID-19 dependería, según la científica, de los resultados de más pruebas preclínicas y, en última instancia, de ensayos clínicos, con una financiación que se necesita urgentemente para seguir avanzando en el trabajo. La ivermectina es un antiparasitario «muy eficaz», usado de manera preventiva en el ganado, desde su descubrimiento en 1981. Desde entonces ha experimentado un crecimiento exponencial, hasta convertirse en un tratamiento estándar contra los parásitos, incluso en humanos. Es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un medicamento esencial. «En el grupo de investigación estamos trabajando desde hace más de diez años con esta molécula, un antiparasitario que se usa de manera global para tratar los parásitos del ganado», ha detallado el catedrático de Zoología e investigador del CIBIO, José R. Verdú, director del estudio en la Universidad de Alicante (UA). Verdú ha comentado, asimismo, que la ivermectina también se utiliza para tratar patologías producidas por parásitos en humanos como la oncocercosis, «enfermedad que afecta a más de 20 millones de personas provocada por un parásito que se enquista en varias partes del cuerpo y en muchos casos puede producir ceguera o incluso la muerte; o casos de parásitos en humanos en Colombia y varios países de Latinoamérica». Por estas razones y por evitar la muerte de muchos humanos le concedieron en 2015 el premio Nobel de Fisiología y Medicina al japonés Satoshi Omura, tras más de treinta años del descubrimiento de la ivermectina. Ventajas e inconvenientes Para Verdú, el posible uso de la ivermectina como antiviral en humanos para tratar el virus SARS-CoV-2 suma grandes ventajas ya que «está libre de patentes, es muy fácil de adquirir y cualquier empresa farmacéutica puede sintetizarla fácilmente». Es una molécula que es muy común; se usa a nivel global y cualquiera la puede tener a nivel mundial. La idea que apunta la publicación australiana es que la ivermectina tiene otras propiedades a nivel celular. «Aún no se sabe muy bien el modo de acción de esta molécula, la forma de inhibir la replicación del virus, pero todo apunta a que la ivermectina actúa inhibiendo la interacción entre las proteínas de integración del SARS-CoV-2 y las moléculas responsables de la entrada del RNA al núcleo, evitando por tanto su replicación», ha explicado el catedrático de la UA. Además, ha señalado que el efecto inhibidor «ya se ha demostrado en otros virus, donde se ha comprobado que la ivermectina actúa como inhibidor de las proteínas del HIV, provocando que estas proteínas no puedan entrar en el núcleo de la célula y no puede replicarse en el DNA; algo parecido se ha observado en el caso del virus que provoca el dengue». El científico de la UA ha enfatizado, además, como «positivo» que, aunque el resultado publicado es in vitro, se ha demostrado que provoca el mismo efecto que en los otros virus: evitar que el virus pueda entrar en el núcleo de la célula y replicar ahí su componente genético, el RNA. «Falta demostrar a nivel clínico si es viable y dar con la concentración adecuada para uso en humanos y que no resulte dañina». Muy tóxico La parte problemática en torno a la ivermectina sigue siendo la misma: «Sus residuos, que se vierten al agua y al medio terrestre son muy tóxicos a nivel ambiental, y para la diversidad de artrópodos, a los que afecta. El uso indiscriminado de la ivermectina tiene efectos a nivel efecto invernadero y de ecosistemas terrestres y acuáticos, produciendo muchos residuos». Esto es lo que concluían en «First assessment of the comparative toxicity of ivermectin and moxidectin in adult dung beetles: Sub-lethal symptoms and pre-lethal consequences», la última publicación científica en la que Verdú y su equipo manifestaba su preocupación. Esta última aportación se realizaba con un equipo multidisciplinar, con participación de científicos del CIBIO y el Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la UA; la Universidad de Jaén, Université Paul Valéry Montpellier 3; el Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC; la Universidad de Granada; y el IUCN-Centre for Mediterranean Cooperation. El grupo concluía que la ivermectina es seis veces más tóxica que la moxidectina para los insectos responsables del reciclaje de la materia orgánica, siendo la primera vez que se tenían evidencias científicas basadas en estudios fisiológicos. Por esto recomendaban a los veterinarios y ganaderos el uso de moxidectina como una alternativa a tener en cuenta en la desparasitación del ganado, en sustitución de la ivermectina y para evitar las graves consecuencias que tiene en la Biodiversidad el uso de ésta. En la actualidad, la ivermectina es la molécula más usada a nivel mundial y también una de las más tóxicas para la fauna beneficiosa, asegura José R. Verdú. El grupo de investigación liderado por Verdú está próximo a sacar un nuevo artículo científico sobre la ivermectina, previsiblemente en este mes de abril.

Un antiviral oral detiene el coronavirus en células humanas

Es un primer paso, pero un antiviral denominado EIDD-2801 ha demostrado, en las primeras pruebas en células humanas de pulmón y vías respiratorias cultivadas, detener la infección que causa el coronavirus. Este medicamento antiviral oral de amplio espectro llamado EIDD-2801 podría ayudar en el control y tratamientos del SARS-CoV-2. El fármaco también ha mostrado resultados prometedores contra los coronavirus relacionados, incluidos MERS y el virus SARS original, cuando se ha probado en ratones y células humanas cultivadas. EIDD-2801 es similar al remdesivir -fármaco que es activo contra SARS-CoV-2 y otros tipos de coronavirus, un posible antiviral que se está testando frente al SARS-CoV-2. Ambos , explica un informe que se publica en «Science Translational Medicine», funcionan imitando los ribonucleósidos, los componentes principales de las moléculas de ARN. El grupo de Timothy Sheahan de la Universidad de North Carolina en Chapel Hill (EE.UU.) ha encontrado evidencias que sugieren que EIDD-2801 puede funcionar bien contra varios miembros de la familia del coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, y puede ofrecer algunas ventajas sobre remdesivir. Los investigadores, en primer lugar, probaron la forma activa de EIDD-2801 contra SARS-CoV-2 y MERS en células epiteliales de pulmón humano cultivadas, y contra SARS-CoV-2, MERS y SARS en células epiteliales de vías respiratorias humanas primarias. En estos experimentos, el fármaco inhibió de forma potente la replicación viral mientras evitaba los efectos tóxicos en las células cultivadas. EIDD-2801 puede funcionar bien contra varios miembros de la familia del coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, y puede ofrecer algunas ventajas sobre remdesivir A continuación, administraron EIDD-2801 por vía oral a ratones antes o hasta 48 horas después de la infección con SARS o MERS, y vieron que el fármaco mejoró la función pulmonar, redujo la carga viral y evitó la pérdida de peso en los ratones infectados. Sin embargo, los investigadores no examinaron la eficacia del medicamento cuando se administró a ratones más de 48 horas después de la infección. Según los investigadores, EIDD-2801 puede ofrecer varias ventajas terapéuticas sobre remdesivir. Por ejemplo, los experimentos in vitro con el medicamento mostraron eficacia contra un coronavirus de ratón resistente a remdesivir. Y, a diferencia del remdesivir, que debe administrarse por vía intravenosa, «EIDD-2801 es un medicamento oral que se puede administrar en el hogar, temprano después del diagnóstico», señala Timothy Sheahan, autor principal del estudio. En una situación normal, las pruebas en primates no humanos serían el siguiente paso obvio en el camino hacia las pruebas en humanos Sheahan cree que este medicamento puede convertirse en el «Tamiflu» del futuro -fármaco que fue clave en la epidemia de gripe A en 2009, «siempre que resulte seguro y efectivo en las personas». Debido a que todavía no existe un modelo de ratón para SARS-CoV-2, Sheahan advierte que, «en una situación normal, las pruebas en primates no humanos serían el siguiente paso obvio en el camino hacia las pruebas en humanos. Pero, debido a que estos no estamos en una momento normal, este paso podría omitirse y evaluarse como uso compasivo y ensayos clínicos en pacientes. El objetivo es atacar directamente al virus, disminuir los síntomas, disminuir la patogénesis y salvar vidas».

La grasa de las arterias se acumula de forma rápida en personas sanas a partir de los 40 años

Casi la mitad de las personas aparentemente sanas de entre 40 y 50 años podría estar desarrollando una acumulación de placas de grasa –ateroma- en las arterias y de una forma mucho más rápida de lo que se pensaba hasta ahora. La revista The Journal of American College of Cardiology (JACC) publica hoy nuevos datos del estudio PESA-CNIC-Santander que demuestran que las placas de ateroma se extienden rápidamente por las arterias de sujetos asintomáticos en el 40% de las personas entre 40 y 50 años. Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), dirigidos por Valentín Fuster, Director del CNIC, han visto, además, que la progresión de la aterosclerosis está directamente relacionada con los factores tradicionales de la enfermedad cardiovascular: edad, sexo, hipertensión, colesterol, tabaco y diabetes. El PESA-CNIC-Santander (Progresión de la aterosclerosis subclínica temprana), estudio realizado en colaboración entre el CNIC y el Banco de Santander, incluye a 4.200 hombres y mujeres sanos de mediana edad que se están siguiendo mediante tecnología de imagen y biomarcadores sanguíneos de ómicas desde hace más de 10 años. El uso de técnicas de imagen no invasivas, asegura el Dr. Fuster, «nos permite identificar la progresión y detectar el avance de la enfermedad de forma más precoz que con otros marcadores clásicos, como la presencia de calcio coronario mediante TAC, permitiendo así adelantar la identificación de aquellos individuos con mayor riesgo y que se podrían beneficiar de intervenciones tempranas». Gracias a estas técnicas de imagen, especialmente las más sencillas, accesibles y que no necesitan radiación, como la ecografía vascular 2D y 3D,explica Borja Ibáñez, director de Investigación Clínica del CNIC, «podemos detectar y cuantificar la carga o el volumen de enfermedad aterosclerótica y monitorizarla de una forma precisa para así identificar a aquellos individuos que se puedan beneficiar potencialmente de una prevención más intensiva de forma precoz». Un estudio del CNIC publicado en JACC demuestra que las placas de ateroma se extienden rápidamente por las arterias de sujetos asintomáticos en el 40% de las personas entre 40 y 50 años analizadas en el estudio PESA-CNIC-Santander. Lo que ahora aporta el estudio es un seguimiento a 3 años del estudio PESA en el que se ha llevado a cabo la primera comparación directa entre ambos marcadores de riesgo en imagen, el calcio coronario por TAC y la carga de aterosclerosis carotidea y femoral por ecografía 2D/3D. Y los resultados, destaca Beatriz López-Melgar, autora principal del artículo, «muestran que la ecografía de las arterias periféricas es capaz de detectar la progresión de la aterosclerosis de una forma más eficiente que el estudio del calcio coronario por TAC». Lo más habitual es que la enfermedad aterosclerótica -caracterizada por el depósito de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias- se detecte en estadios avanzados, cuando ya ha provocado eventos clínicos como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular u otros. El tratamiento de este tipo de patologías, cuando ya ha dado síntomas, resulta limitado ya que en un elevado porcentaje los individuos afectados ven disminuida su calidad de vida y, por otro lado, supone un elevado coste económico para el del sistema sanitario. «Hasta este estudio, el primero que analiza la progresión de la aterosclerosis con intervalos frecuentes, se pensaba que esta enfermedad progresaba muy lentamente a lo largo de la vida. Sin embargo, en contra de esta idea, dicha progresión es muy rápida en un 40% de los casos analizados», asegura Ibáñez. En el futuro, añade, «podremos saber con los datos del estudio PESA si esta progresión tiene que ver con el desarrollo futuro de eventos cardiovasculares. Hasta ahora, la velocidad de progresión no había sido considerada a la hora de categorizar el riesgo de los individuos». Un estudio del CNIC publicado en JACC demuestra que las placas de ateroma se extienden rápidamente por las arterias de sujetos asintomáticos en el 40% de las personas entre 40 y 50 años analizadas en el estudio PESA-CNIC-Santander. Los investigadores del CNIC ya habían observado, en análisis previos del PESA, que la presencia de aterosclerosis es frecuente en individuos jóvenes y de mediana edad. «Con este estudio –asegura el Dr. Fuster- hemos determinado cómo progresa la aterosclerosis en sus etapas más iniciales, sin la presencia de síntomas». Los investigadores concluyen que, estos hallazgos, aunque deben ser validados en un futuro próximo con la presencia de eventos en la cohorte del PESA, son de gran valor para identificar estrategias que permitan prevenir la epidemia de la enfermedad cardiovascular.

La inmunoterapia cura el cáncer de colon antes de la cirugía

Los pacientes con cáncer de colon, en los que el cáncer no ha producido metástasis, es decir, no ha afectado a otros órganos, pueden beneficiarse de un ciclo corto de inmunoterapia a la esperar de la cirugía. Según un estudio que se publica hoy en «Nature Medicine», la inmunoterapia hace que los tumores se reduzcan o desaparezcan en muy poco tiempo. Los investigadores han comprobado que las propias células inmunes del paciente han eliminado las células cancerosas. La inmunoterapia previa a la cirugía se conoce como 'inmunoterapia neoadyuvante'. El objetivo es evitar que el cáncer regrese o cause metástasis y, en el caso de tumores grandes, facilitar la cirugía. La idea principal es familiarizar al sistema inmunitario con todas las variaciones tumorales antes de extirpar el tumor, lo que permite que el sistema responda mejor. Los investigadores del Instituto del Cáncer de los Países Bajos incluyeron a 40 pacientes con dos subtipos de cáncer de colon en un innovador ensayo clínico de fase II denominado NICHE. Veinte de ellos tenían el subtipo inestable de microsatélites, lo que significa que el tumor es muy susceptible a la mutación, lo que produce cientos y cientos de mutaciones. La gran mayoría de estos tumores se habían curado por completo o casi por completo De todos los pacientes con cáncer de colon que no han tenido metástasis, el 15% tiene este tipo de tumor, y la terapia aplicado en el ensayo fue efectiva en los 20 pacientes. «Una tasa del 100% no tiene precedentes», señala la coordinadora del proyecto, Myriam Chalabi. Aproximadamente a las 4 semanas después de la primera administración intravenosa, los pacientes fueron sometidos a cirugía. Durante ese corto período, la gran mayoría de estos tumores se habían curado por completo o casi por completo. «Pudimos ver claramente dónde había estado localizado el tumor, pero las propias células inmunes del paciente habían eliminado las células cancerosas». Investigaciones previas ya habían demostrado que la inmunoterapia es efectiva contra el cáncer de colon con metástasis. La explicación científica es que cuantas más mutaciones nuevas haya, más extraño será el tumor, lo que hará que el sistema inmunitario se active. Los veinte pacientes restantes en el estudio NICHE tenían tumores estables a microsatélites. En esta caso, se sabe que estos cánceres no responden bien a la inmunoterapia. Pero para su sorpresa, encontraron que el 25% de este grupo de pacientes también respondió bien. Dado que el 85% de todos los pacientes con cáncer de colon sin metástasis tienen este tipo, los datos son también esperanzadores. Los investigadores buscaron una explicación de esta tasa de respuesta sorprendentemente alta en el grupo de MSS en el laboratorio. Para empezar no fue el identificador un nuevo biomarcador. «Si demuestra ser predictivo en los estudios de seguimiento, podría proporcionar como una forma simple de identificar pacientes con este tipo de tumores que podrían beneficiarse de la inmunoterapia», escriben en un comunicado. Creemos que el riesgo de metástasis posterior es muy bajo ¿Se puede prescindir de la cirugía? «Es demasiado temprano», advierte Chalabi. «Aunque el tumor había desparecido, no podemos saber de antemano quién tendrá una respuesta completa. Por lo tanto, los investigadores necesitan encontrar una respuesta a esta pregunta: ¿cómo podemos saber lo más posible antes de la cirugía si los pacientes tendrán una respuesta completa? No será fácil, pero estamos trabajando en ello». ¿Y cuál es la probabilidad de que un paciente desarrolle metástasis una vez que el tumor se haya curado por completo o casi por completo? «Creemos que el riesgo es muy bajo -responde Chalabi-Ya lo hemos visto en el melanoma. Pero primero debemos tratar a los pacientes y controlarlos durante años antes de que podamos responder correctamente a esa pregunta». Está previsto que el estudio NICHE continué e incluya a un mayor número de pacientes que serán monitorizados durante al menos tres años para ver si permanecen libres de cáncer. «Solo entonces se puede considerar la nueva terapia como un tratamiento estándar», añade Chalabi.
Ahora en portada
carlinopticafonda

VEA MÁS NOTICIAS

Noticias Mallorca