Part Forana
En marcha el proyecto para la adaptación al cambio climático a largo plazo de la playa de Cala Millor

En marcha el proyecto para la adaptación al cambio climático a largo plazo de la playa de Cala Millor

Actualizado el 31/12/2021 12:08                Compartir

La Vicepresidencia y Consejería de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, a través de la Dirección General de Energía y Cambio Climático, en coordinación con el SOCIB; IMEDEA; UIB; Instituto Hidráulico de Cantabria y Universidad de Cantabria; Consorcio Badia de Cala Millor; Asociación Hotelera de Cala Millor y Sa Coma; Fundación CONAMA; y LANDLAB, siguen avanzando en la puesta en marcha del proyecto para la adaptación al cambio climático a largo plazo de la playa de Cala Millor.

El proyecto dispone de un presupuesto de 2.294.047 euros, de los cuales 1.376.424 serían financiados por el programa LIFE, en caso de que saliera elegido. Por otro lado, el Gobierno de las Illes Balears, a través de la Dirección General de Energía y Cambio Climático de la Consejería de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, ejecutaría un total de 419.694 euros al desarrollar las funciones de coordinador y líder de varios paquetes de trabajo.

LIFE AdaptCalaMillor validará nuevas metodologías basadas en la ciencia y esquemas participativos y de gobernanza que aumenten la resiliencia de las playas urbanas. Así, la aplicación en Cala Millor dará lugar a la definición de un proyecto de adaptación a largo plazo que se basa en la comprensión y el acuerdo de un amplio abanico de actores que comparten intereses y competencias en esta bahía.

La implantación de este proyecto evitaría los efectos físicos, ambientales y socioeconómicos previstos para este tramo de la costa de Mallorca. LIFE AdaptCalaMillor propondrá una transformación a largo plazo del sistema de playas y del área urbana para aumentar la resiliencia de las infraestructuras, los ecosistemas-servicios y la socioeconomía ante estos impactos previstos.

Medidas

Los proyectos de adaptación a largo plazo deben incluir como alternativas «medidas suaves», necesitan un enfoque multidisciplinar integrado con una base científica sólida para tener una resolución importante a escala local, y así construir el proceso de toma de decisiones sobre predicciones sólidas.

Así, en el ámbito geográfico, que alcanza 1,5 km2 de la playa micromareal de bahía semicerrada, un perímetro de 5 km y una anchura de1,5 km desde la línea de la costa hasta aproximadamente 20 m de profundidad, se producirán mapas de peligros, vulnerabilidades y riesgos para las dimensiones físicas, ambientales y socioeconómicas relacionadas con los escenarios para las escalas a medio y largo plazo de 2030 y 2050.

A continuación, siguiendo una metodología multidisciplinaria integrada ad hoc, se combinarán y evaluarán impactos y riesgos asociados para la elaboración de mapas multirriesgo que servirá para decidir sobre estrategias de adaptación integradas a nivel local. Esta metodología incluirá medidas urbanas, legislativas, socioeconómicas, físicas y ambientales compatibles. Además, se concluirá con la redacción de un plan conceptual y de anteproyecto de urbanización del litoral de Cala Millor, que supondrá una superficie total estimada de 85.795,4 m2 y de proyectos ejecutivos de construcción de medidas a punto para la ejecución.

Este proceso de definición de estrategias de adaptación y proyectos específicos de desarrollo será el resultado de un proceso progresivo participativo y multigobierno que se llevará a cabo durante todo el proyecto.

Previsión del impacto

Cabe señalar que los impactos del cambio climático en el litoral de las Illes Balears a partir de proyecciones para 2050 y 2100 apuntan a la pérdida de playas y a la afectación de edificaciones e infraestructuras. Concretamente, en Cala Millor, como en muchos lugares costeros de las Illes Balears y en otras regiones mediterráneas, esto afectará la principal actividad económica, puesto que los servicios turísticos se sitúan en primera línea de costa en destinos típicos de «sol y playa».

Según el antiguo proyecto PIMA ADAPTA COSTAS, la playa urbana de Cala Millor se vería afectada por una pérdida de playa seca de entre un 33 y un 66 % en 2100, ambos escenarios considerando las condiciones climáticas menos favorables. En otros escenarios, la pérdida de superficie playera sería inferior al 33 %. El proceso de erosión sería para cualquier acontecimiento irreversible, por el hecho de que el fondo de la playa está limitado por el paseo marítimo y porque la fisiografía y los usos humanos imposibilitan su retractamiento.

En cuanto a la socioeconomía, alrededor del 74 % de los habitantes de Cala Millor trabajan en el sector servicios y el resto lo hace en el sector de la construcción, muy relacionado con el turismo. Al final de la temporada de verano, las ganancias pueden subir hasta los 75 millones de euros sólo en esta ubicación. Por estos motivos, los impactos socioeconómicos de los efectos del cambio climático en los municipios de Sant Llorenç des Cardassar y Son Servera serán críticos.

Así, se verán afectados por la pérdida del servicio ecosistémico recreativo que ofrece la playa. Todos los escenarios climáticos y escalas temporales, incluido el actual, presentan pérdidas en este servicio, con un impacto importante en Sant Llorenç des Cardassar. En este municipio, la pérdida variaría entre los 16 millones de euros en el escenario actual y los 136,3 millones para la situación más adversa. Para Son Servera, las pérdidas pasan de los 5,4 millones de euros en el escenario actual a los 26,7 millones según estimaciones para el 2100, escenario de cambio climático y condiciones adversas.

Esta propuesta se incorporará a las autoridades competentes nacionales, regionales y locales de la zona costera para ser informadas y formadas sobre riesgos basados en la ciencia y soluciones integradas de adaptación para Cala Millor. El grupo de trabajo creado será la herramienta principal para articular la gobernanza, puesto que unirá al menos a 16 administraciones públicas que comparten competencias en el ámbito litoral, como son: la Oficina Española de Cambio Climático y Dirección General de Costa y Mar, las direcciones generales de la Administración Autonómica de Energía y Cambio Climático; Espacios Naturales y Biodiversidad; Recursos Hídricos; Territorio y Paisaje; Pesca y Medio Marino; Trabajo, Economía y Salud; Turismo; Transporte Marítimo; Puertos; los departamentos del Consejo de Mallorca de Urbanismo y Territorio, Sostenibilidad y Medio Ambiente y Turismo, y los municipios de Sant Llorenç des Cardassar y Son Servera. El proceso de gobierno también incluirá al sector privado, que estará representado principalmente por el Consorcio de Turismo de Cala Millor —CONSORCIO (BEN)— y la Asociación de Hoteles de Cala Millor (AE).

movi

Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca