Palma

Hasta 85 viviendas vulnerables de cuatro edificios públicos de Palma verán abaratada su factura de la luz

Hasta 85 viviendas vulnerables de cuatro edificios públicos de Palma verán abaratada su factura de la luz

Actualizado el 06/10/2022 16:04                Compartir

El vicepresidente del Govern y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes, ha firmado este jueves un convenio de colaboración entre el Instituto Balear de la Energía (IBE) y el Patronato Municipal de la Vivienda y Rehabilitación Integral de Barrios de Palma (PMHRIBA), para el desarrollo de instalaciones fotovoltaicas sobre las cubiertas de cuatro edificios en régimen de autoconsumo compartido y que beneficiarán hasta 85 viviendas vulnerables, y abaratarán así su factura de la luz.

Las instalaciones impulsadas por el IBE sumarán 74 kW de potencia, lo que supone 111.000 kWh/año de electricidad generada renovable y dejar de emitir 73 toneladas de CO2 al año, que es el equivalente a sembrar 7.300 árboles. La inversión por parte del IBE para estas cuatro instalaciones en Palma será de 107.448 euros y con los ingresos de la energía vendida se rehabilitarán energéticamente los edificios.

Para el vicepresidente Yllanes, «la figura del autoconsumo compartido se está convirtiendo cada día más en la protagonista de los tejados de las Illes. La firma de este convenio beneficiará 85 viviendas de Palma porque abaratará su factura de la luz y, además, permitirá reinvertir los ingresos obtenidos para rehabilitar energéticamente los edificios. Quiero recordar que la instalación de los autoconsumos compartidos en sus tejados supone un paso más en el proceso de democratización de la energía que ha empezado este Govern. En un contexto de crisis energética y climática, cada paso que damos en la generación de energía limpia es un paso más en el blindaje energético y climático de nuestras islas. Por eso, desde la Administración ponemos a disposición energía limpia, pública y barata a quien menos tiene».

Así mismo, la regidora de Modelo de Ciudad, Vivienda Digno y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Palma, Neus Truyol, ha defendido la colaboración entre administraciones para emprender iniciativas que luchen contra el que Truyol ha denominado “brecha energética”. De hecho, la regidora ha afirmado que “no puede haber una fractura social entre quien puede pagar instalaciones de autoconsumo y quien no. La crisis energética golpea sobre todo las personas más humildes y los poderes públicos tenemos que cuidar que nadie quede atrás”.

El director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, por su parte, ha indicado que «el IBE es la herramienta clave en el desarrollo de nuestra Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Se ha convertido en una herramienta estratégica en el momento actual y es por eso que seguiremos potenciando convenios como este. La transición energética tiene que llegar a toda la ciudadanía, y precisamente la empresa pública tiene que velar por que la gente con menos recursos pueda acceder a energía limpia, pública y barata. Los hogares tienen que ver reflejado en su día a día el apoyo de las administraciones, y esto es poder ver una reducción de su factura de la luz. Los autoconsumos compartidos se irán ampliando cada vez más, puesto que cada vez son más las personas que se están sumando a esta revolución de los tejados.»

En palabras del director gerente del IBE, Ferran Rosa, «en la medida en que se vayan reparando cubiertas se podrán aprovechar para desarrollar instalaciones de autoconsumo comunitario en el resto de cubiertas disponibles. Próximamente, desde el IBE, evaluaremos los edificios más grandes de la calle de Aragó y de la calle de El Temple para poder incluirlos en una fase siguiente».

En este sentido, Josep Maria Rigo, director general de Vivienda y gerente del Patronato Municipal de la Vivienda y de la Rehabilitación Integral de Barrios (PMHRIBA), ha valorado también muy positivamente las políticas de autoconsumo porque “liberan, en parte, los efectos de la subida de precios generalizada que estamos viviendo en todos los niveles, pero que es especialmente alta en el caso del coste de la energía. En este sentido, la concejalía de Modelo de Ciudad, Vivienda Digno y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Palma trabaja “para que las familias palmesanas dispongan de herramientas que les ayuden a ahorrar en su factura eléctrica”, ha concluido Rigo.

Detalles del convenio

El convenio de colaboración establece actuaciones en cuatro edificios de Palma, que suponen un 30 % de las viviendas de edificios de propiedad municipal, y las instalaciones que se hagan favorecerán hasta 85 viviendas. El primer proyecto está situado en el edificio de la calle de La Llotgeta, en la plaza de Mercadal y sumará 9kW. La inversión de este proyecto será de 13.068 euros. Así mismo, el segundo proyecto estará ubicado en el edificio de la calle Almadraba y sumará hasta 28 kW. La inversión en este edificio será de 40.656 euros. El tercer proyecto, situado en la calle de Cerdà, tendrá una inversión de 13.068 euros y sumará 9 kW más de potencia. Finalmente, el cuarto edificio que verá desarrollado el proyecto en sus tejados será el Edificio Tirador, que sumará 28 kW más con una inversión de 40.656 euros.

La inversión del IBE permitirá un ahorro neto de 275 euros anuales en la factura eléctrica de cada uno de los consumidores asociados. Así, particulares de estos edificios podrán consumir energía directamente de la instalación pagando una pequeña cuota anual según la potencia que se solicite a razón de 100 euros por cada kW. En este caso, los particulares podrán solicitar una participación de 0,5 kW.

Según el convenio, el IBE también tendrá que contratar proyectos y ejecutar instalaciones, financiar los costes de las instalaciones fotovoltaicas, mantener las instalaciones y asumir el coste por 25 años, suministrar la electricidad con los consumidores asociados, gestionar el reparto de la producción, tener la responsabilidad en los daños y la desinstalación al final del convenio.

Por su parte, la PMH-RIBA tiene que autorizar al IBE el uso del espacio y vincular los suministros donde el PMHRIBA es titular y situados en los edificios. Además, tendrá que desarrollar proyectos de rehabilitacióń energética y diseminar la experiencia de la rehabilitación energética integral. Finalmente, asumirá el coste de desmontaje en el caso de tener que hacer uso de las cubiertas antes de finalizar el convenio.

Los autoconsumos compartidos

Los autoconsumos compartidos son una figura que permite que varios consumidores se alimenten de una instalación renovable de manera acordada a través de un reparto pactado previamente. Se considera una instalación interior porque los consumidores se conectan directamente a las placas solares, sin necesidad de que la electricidad pase por el cableado de la red eléctrica de distribución. Se trata de una instalación con excedentes porque la energía no consumida se vierte en la red con compensación económica a través de una deduccióń directa de la electricidad vertida en la factura mensual.

Hay que señalar que durante el año 2021 el IBE invirtió 750.000 euros en seis proyectos de autoconsumo compartido de energía solar fotovoltaica, de dimensiones medianas, con una potencia de 460 kW en todas las Illes Balears. Para el año 2022, el IBE ha planificado más de 2.500 kW en un total de 41 proyectos, de los cuales 27 se encuentran en Mallorca (12 a Palma y 15 a la Part Forana), y que beneficiarán hasta 2.600 viviendas y 270 empresas en total.


Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca