Política
Armengol: «La Ley de la ciencia es un paso imprescindible para hacer de esta tierra un referente de la investigación y la innovación»

Armengol: «La Ley de la ciencia es un paso imprescindible para hacer de esta tierra un referente de la investigación y la innovación»

Actualizado el 10/11/2021 12:51                Compartir

El anteproyecto de la nueva Ley de la ciencia, la tecnología y la innovación de las Islas Baleares que el Govern prevé enviar este mismo mes de noviembre al Parlament para iniciar la tramitación legislativa incorpora el compromiso de incrementar la inversión pública anual en I+D+i hasta llegar, como mínimo, a un 2% del presupuesto autonómico el 2030 como medida para consolidar la apuesta por la ciencia y el conocimiento como motores de la recuperación y la transformación económica.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha hecho este anuncio este miércoles en el marco de las conversaciones sobre ciencia que ha organizado la Conselleria de Fondos Europeos, Universidad y Cultura en el edificio Sa Riera de la UIB con motivo del Día Mundial de la Ciencia por la Paz y el Desarrollo 2021 bajo el nombre «Presente y futuro de la ciencia y la transferencia del conocimiento en las Islas Baleares». Han participado en estas conversaciones dirigidas por el periodista especializado Enric Culat personalidades de la comunidad científica balear, como por ejemplo Enric Tortosa (IMEDEA); Lorenza Carrasco (UIB); Salud Deudero (COB-IEO); José Mañas (Wireless DNA) y Roberta Zambrini (IFISC-UIB).

Según ha explicado Armengol durante la apertura de este coloquio con participación de representantes de la comunidad científica, esta es «una ley que nos ayudará a marcar un antes y un después en el modelo productivo de las Islas Baleares» y a «ordenar, asegurar y agilizar el trabajo del personal investigador» del Archipiélago.

«Avanzamos hacia una sociedad basada en el conocimiento, un conocimiento que se mueve, que es transparente, participado, que tiene una función social, que nos hace más competitivos, más sostenibles, más resilientes, más justos», ha afirmado la presidenta, quien también ha dicho que uno de los objetivos de la ley es «que las empresas inviertan en innovación para hacer nuestro tejido productivo más rico y más competitivo».

De hecho, la ley incorpora incentivos fiscales para impulsar la inversión en innovación de las empresas y fomentar el mecenazgo de proyectos científicos y la presidenta ha animado al tejido productivo a sumarse, a través de estas herramientas, al esfuerzo que se está haciendo desde la Administración por la I+D+i.

Armengol ha recordado también que la Ley de Ciencia «no nace sola», sino «acompañada de todo el trabajo que hemos hecho antes, como un decreto de carrera investigadora en el ámbito sanitario pionero en toda España aprobado la pasada legislatura», de los incrementos presupuestarios que ya se han ido haciendo o de la apuesta por la investigación que se hace a través de los fondos europeos. La ley, será, según la presidenta, «un instrumento necesario para dar a la ciencia el reconocimiento que merece y un paso imprescindible para hacer de esta tierra un referente de la investigación y la innovación».

Además del compromiso presupuestario, la ley incorpora también la creación de la IRIB, la Institución para la Investigación de las Islas Baleares, un organismo de gestión del Ecosistema de Ciencia, Tecnología e Innovación de las Islas Baleares que tendrá como función principal la contratación de personal de prestigio reconocido en el ámbito científico y tecnológico.

Así, la Institución para la Investigación contribuirá a la excelencia en la investigación de todos los institutos y los organismos que forman parte del ecosistema para hacer frente a un déficit histórico de inversión en I+D+i que se ha traducido en un número reducido de equipos investigadores en activo. En este sentido, el conseller de Fondos Europeos, Universidad y Cultura, Miquel Company, ha afirmado que la nueva norma «incide en el fomento de la actividad investigadora e innovadora» y, gracias a la creación de organismos como el IRIB, «pone el foco en la tarea del investigador».

Company también ha defendido que «la ley tiene que ser útil y tiene que ser un terreno de juego donde todos los participantes puedan jugar», motivo por el cual ha institudo en el compromiso «de dejarnos la piel y trabajar conjuntamente con el sector público y privado y con las diferentes fuerzas políticas para hacer que la ciencia y la investigación sean la punta de lanza de la cohesión social y territorial de las Islas».

La nueva ley, que sustituirá la que hay vigente desde 1997, hace hincapié en la retención y la captación de talento investigador a través de dos ejes clave: la creación de infraestructuras líderes para los equipos investigadores y la aglutinación de todos los esfuerzos que hacen los diferentes organismos de investigación alrededor de una misma materia, como sería el caso del Pol Marí en relación con las ciencias y tecnologías marinas, el proyecto MedTech en el ámbito biomédico y el programa de inteligencia artificial a desarrollar desde el sector de las aplicaciones físicas.

Durante la mesa redonda, Enric Tortosa ha defendido que la ley defina una inversión mínima y tanto él como Lorenza Carrasco, como José Mañas, como Salud Deudero han reivindicado la necesidad de valorar el personal cualificado y de mejorar sus condiciones laborales. En este sentido, Roberta Zambrini ha defendido que, para hacer frente al déficit de personales tecnológico, se fomente la pasión por estas carreras, especialmente en el caso de las mujeres.

Está previsto que el Boletín Oficial de las Islas Baleares (BOIB) mañana publique el Anteproyecto de ley de la ciencia, la tecnología y la innovación de las Islas Baleares para abrir el plazo de información pública que constituye el último paso del proceso de elaboración de esta norma antes de ser aprobada como proyecto de ley por el Consell de Govern y de enviarla al Parlament de les Illes Balears para tramitarla.

El texto que publicará mañana lo BOIB permanecerá abierto durante diez días hábiles para que todo el mundo pueda hacer aportaciones y sugerencias respecto del contenido. Se tiene que decir, sin embargo, que el grosor de las aportaciones planteadas desde los institutos y organismos de investigación de la comunidad ya se han incorporado al anteproyecto de ley que se publica mañana.

La norma, que se ha impulsado desde la Consellera de Fondos Europeos, Universidad y Cultura, mediante la Secretaría Autonómica de Universidad, Investigación y Política Lingüística y la Dirección General de Política Universitaria e Investigación, pretende actualizar y establecer un nuevo marco reglamentario en las Islas Baleares, más de veinte años después de la aprobación de la ley actualmente vigente, para adaptar la gestión de la investigación a los cambios sustanciales que se han producido tanto en la realidad de las Islas Baleares como en la de España (Estrategia Española de Ciencia y Tecnología) y también en el ámbito internacional, principalmente con relación a la Estrategia de la Comisión Europea RIS3.

Además de la adaptación a los cambios normativos, la nueva ley pretende dotar la actividad científica, tecnológica y de innovación de una estructura de gobernanza y de gestión capaz de reconocer el verdadero valor, además de garantizar una implementación adecuada de las políticas públicas, articular sinergias publicoprivadas, incentivar la investigación y la innovación en el ámbito privado y promover la creación de empresas de base tecnológica.

A las conversaciones sobre ciencia de este miércoles también han asistido la consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de Concha; el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs; representantes de varios grupos parlamentarios y miembros de la comunidad académica y científica.
movi

Comentarios

Ahora en portada
Noticias Mallorca